Tierra, agua y libertad, suena el tambor yaqui…

27 03 2011

Lucio Díaz

publicado en revistarebeldia.org

Llegó el momento en que el mensajero, el gran mensajero que nosotros reconocemos, que es el Congreso Nacional Indígena —que tiene la sangre de todos los pueblos de este país— nos ayude a unir otra vez el río Mayo con el río Jataté, la ceiba con la Isla del Tiburón del comca’ac, con la montaña desnuda de árboles, la pura roca del o’odham, con la montaña del pima, con el río del yaqui. Y podamos juntos levantarnos, voltear el mundo de cabeza y que se caigan de una vez, con ese movimiento, los que están allá arriba.

(Subcomandante Insurgente Marcos, en Cohuirimpo, Sonora, 2006)

El 20 de noviembre de 2010, convocados por la Tribu Yaqui y el Congreso Nacional Indígena (CNI), se reunieron en Vícam, Sonora, representantes de pueblos, tribus y naciones purépecha, nahua, wixárika, coca, o’odham, yaqui, mayo-yoreme, mixteco, triqui, tzotzil y otomí, y compañeros de diferentes estados del país y de otras partes del mundo, para comenzar los trabajos del primer Foro en Defensa del Agua. El llamado se hizo frente a la decisión del poder de cometer un gran crimen al pretender entubar el Río Yaqui y trasladar el agua-mercancía al municipio de Hermosillo, para favorecer los intereses del gran capital.

Después del recibimiento de la autoridad tradicional a los delegados del CNI, a nombre de los gobernadores de Vícam y de Potam, representantes de la Tribu Yaqui dieron inicio a los trabajos de foro: “parafraseando a uno de los grandes luchadores del pueblo yaqui: ‘antes como antes y ahora como ahora’, compañeros del Congreso Naciona Indígena, compañeros del Movimiento Ciudadano por la Defensa del Agua, de los siete municipios del Valle del Yaqui, y compañeros mineros de Cananea gracias por acudir al llamado que hace el agua, esa gota de agua que hace sonar nuestro tambor civil.Con la imagen del jefe Zapata dentro de la gota de agua, creemos que no hay mucho más que decir sobre el espíritu de este encuentro […] Nos hemos reunido aquí a pesar de todo, a pesar del bloqueo y la intimidación que hubo contra algunos compañeros Nosotros estamos peleando para todos, para nuestros niños, para los jóvenes, para los mayores y para los que están por llegar”.

La escalada de los megaproyectos

Los delegados wixáritari de Jalisco y Durango recordaron la pelea que el pueblo wixárika ha comenzado por la defensa de su territorio sagrado de Wirikuta, en el desierto de Real de Catorce, en San Luís Potosí, donde los malos gobiernos ya entregaron 22 concesiones a la minera canadiense First Majestic Silver para la explotación de plata a cielo abierto en 6 mil 326 hectáreas que abarcan lugares sagrados,  violando el propio plan de manejo del Área Natural Protegida de Wirikuta, y muchas otras disposiciones de toda esa supuesta legalidad.

Los comuneros de Santa María Ostula recordaron también que detrás de la represión criminal que han sufrido desde 2009 por defender su comunidad y su territorio, están presentes intereses de poderosos caciques, de corporaciones mineras, de grandes proyectos turísticos, así como la pretensión de meter la carretera costera, despojando y rompiendo el territorio del pueblo nahua de Michoacán.

La comunidad tzotzil de Mitzitón, adherente a La Otra Campaña, denuncia más de dos años de  agresiones paramilitares del grupo denominado Ejército de Dios, solapado por el gobierno perredista de Sabines y el panista de Calderón. Detrás de este grupo criminal encontramos actividades lucrativas como la tala indiscriminada de los bosques del ejido, pero sobre todo megaproyectos turísticos y de infraestructura que apuntalan el trazado de la autopista de San Cristóbal a Palenque.

El control del agua es el control del territorio

“El control del agua es el control de los territorios —concluyen los representantes reunidos en Vícam— el agua es nuestra madre y nuestro padre”. Los comuneros wixaritari ponen como ejemplo la recuperación de tierras lograda por su pueblo en 1996: “Recuperamos más de 20 mil hectáreas en la zona sur de la comunidad de San Sebastián, fue un avance del pueblo wixárika en la recuperación de sus territorios, porque los caciques estaban invadiendo. Entonces, como pueblo wixárika, todas las comunidades, decidimos desalojarlos, porque no había otra forma, siempre estaban las trampas en el tribunal que, a fin de cuentas, tuvo que intervenir para la ejecución de la recuperación. ¿Por qué les comparto esta parte? Porque después pasó que, además de que nos siguen invadiendo los caciques y que siguen siendo recompensados con programas de gobierno, nos dimos cuenta que ese territorio no quedó libre. Hay muchos ojos de agua, manantiales, en esa zona, ahora resulta que están a nombre de los caciques. El territorio se recuperó pero las concesiones de agua están a nombre de los caciques, entonces, ahora resulta que nos pueden demandar por usar el agua de nuestro territorio ancestral. Entonces, ahí la presidencia municipal, la Comisión Nacional del Agua, son juez y parte. Es lo que estábamos reflexionando ayer, cómo la reforma de 1992 dio esa entrada para la separación de la tierra y el agua, ya ahora con la Ley de Aguas Nacionales se ve cómo los legisladores siguen buscando cómo desmembrarnos, cómo despojarnos para poder privatizar nuestro patrimonio.

“En este sentido, estamos preocupados por lo que está pasando con los compañeros de la Tribu Yaqui, recientemente nosotros los invitamos como pueblo wixárika y estuvimos platicando sobre el tema del consentimiento libre, previo e informado, porque puede ser un primer instrumento frente a estos megaproyectos que viene imponiendo el gobierno. Porque nunca somos consultados, ni siquiera informados sobre proyectos de tal magnitud.” (Santos de la Cruz, representante wixárika, Foro en Defensa del Agua, Vícam, Sonora, noviembre de 2010).

Los compañeros Coca, de Mezcala, platican cómo la defensa de su territorio es la defensa del Lago de Chapala, denuncian cómo los malos gobiernos les quieren imponer nuevas mojoneras y nuevas regulaciones para controlar el lago, que amenazan su territorio ancestral. Ofelia Rivas, representante de los o’odham, compartió cantos para el agua “de la lluvia, del mar y de los manantiales”, compartió también la defensa del agua y de sus lugares sagrados.

Frente al miedo y la violencia: organización

“¿Por qué tanto crimen? ¿Por qué tanto terror?”, preguntan los comuneros purépechas de Paracho, que denuncian los levantones de luchadores indígenas. “Se trata de una guerra contra los pobres, contra los de abajo, contra el pueblo —afirman los delegados—, ya sólo el pueblo lo va a poder solucionar, arriba los gobiernos no lo van a hacer”. En muchas regiones indígenas donde florece la rebeldía, el estado de sitio y la muerte se han vuelto cotidianos, los agresores son paramilitares, sicarios, policías, a veces visibles, a veces invisibles. Santa María Ostula, en Michoacán; la comunidad de Mitzitón, en Chiapas, muestran una política sistemática para escalar la represión y la violencia ejercida por los malos gobiernos de todos los colores. Esos ejemplos, tan sólo en 2010, dejan un saldo de decenas de asesinatos, secuestros, torturas, violaciones, desalojos, incendio de casas, encarcelamiento, desplazados. En el foro también se señala la escalada en las estrategias de división al interior de los pueblos y se reflexiona sobre el manejo gubernamental de los supuestos conflictos entre comunidades y entre organizaciones.  Pero, a pesar de la violencia contra la gente que ya se instaló en el país de abajo, a pesar de los paramilitares, de los sicarios, de los policías, de los asesinatos, de los  levantones, a pesar del miedo, los procesos organizativos de los pueblos caminan: mejorando la seguridad en la comunidad, fortaleciendo redes de solidaridad frente a la represión, reforzando la defensa del territorio y los proyectos autogestivos. El reto es construir otras relaciones frente a la destrucción, es decir, frente al poder, frente al Estado, frente a los de arriba. Esa definición mantiene la esperanza (y la certeza) de que se puede vivir dignamente y mejorar las condiciones tomando en las manos el control del destino propio. Así, los compañeros zapatistas construyen sus autonomías y dicen que todo se hace
posible con organización.

Los comuneros de Ostula agradecieron la solidaridad del CNI, de la Tribu Yaqui y de todos los compañeros que los han acompañado: “Con toda esa solidaridad ha sido posible enfrentar la estrategia del miedo que usan para debilitarnos, hemos mantenido nuestra resistencia y la defensa de nuestro territorio y del agua junto con las comunidades del Cohire y Pómaro, hemos mantenido nuestras Encargaturas del Orden”.

Profesores de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) llegaron al encuentro de Vícam para solidarizarse y pedir solidaridad, también coinciden en que “se trata de una guerra del mal gobierno contra el pueblo de México: “Tenemos una lista de 40 luchadores agredidos. Nosotros estamos defendiendo la autonomía universitaria”. Denunciaron que agentes federales atacaron a balazos la “kaminata contra la muerte”, al interior de las instalaciones de la UACJ, el día 29 de Octubre del 2010. Con esa marcha iniciaban las actividades del Foro Internacional contra la Militarización y la Violencia. Los disparos hirieron de gravedad a Darío, de 19 años, estudiante de sociología en la UACJ, quien, minutos antes de caer abatido por los disparos a quema ropa de un policía federal, había rayado en la pared del edificio del PRI en esa ciudad: “Capitalismo Salvaje”.

Así, en Ciudad Juárez o en Vícam, se siguen tejiendo reuniones, espacios de encuentro, desde la experiencia de la autoorganización y la autogestión social y política. Se van tejiendo las experiencias y las formas organizativas del México de abajo, donde cada vez queda más claro que lo que está en peligro es la comunidad, la vida misma.

El calendario y la geografía de la Tribu Yaqui

Para ti no habrá ya sol
Para ti no habrá ya noche
Para ti no habrá ya muerte
Para ti no habrá ya dolor
Para ti no habrá ya calor
Ni sed, ni hambre, ni lluvia
Ni aire, ni enfermedades, ni familia…
Nada podrá atemorizarte
Todo habrá concluido para ti, excepto una cosa:
El cumplimiento del deber en el puesto que se te
designe. Allí quedarás para la defensa de tu nación,
de tu pueblo, de tu raza, de tus costumbres.
(Juramento Yaqui)

Los compañeros yaqui nos recuerdan la dimensión histórica de su lucha y que la defensa de su río abre una etapa decisiva en la defensa ancestral de su territorio: “El despojo del que hemos sido objeto como Tribu Yaqui viene de sentimientos muy profundos, de la concepción de la vida, donde el invasor se define de forma individual, atendiendo a sus intereses y, en contraste, la lucha de la Tribu Yaqui se basa en ese sentir colectivo de la tierra, del uso y disfrute de los recursos naturales según las necesidades del mismo pueblo.

“Nosotros vemos, en este nuevo intento de despojo del agua, un seguimiento al aniquilamiento sistemático promovido por el Estado nacional, en contra de los grupos que hemos organizado algún grado de autonomía en alguna etapa de nuestra vida comunal. Vemos como una lucha histórica por la vida, el exigir respeto a nuestro territorio, respeto a lo que nos da vida: al agua y a la tierra…

“El gobierno no ha podido destruirnos por la vía del enfrentamiento físico, ni por la vía de las armas o del bombardeo, tampoco nos pudo acabar con las deportaciones masivas de mujeres y niños que hizo a Yucatán o a Valle Nacional, Oaxaca [con la guerra de exterminio de Porfirio Díaz fueron deportados miles de yaquis a las haciendas henequeneras y tabacaleras]. Pero ahora, este despojo que intentan hacer del agua, significa profundizar nuevamente el aniquilamiento y la muerte que ellos mismos han venido provocando en el Río Yaqui. Si no logramos triunfar en esta lucha que estamos dando, esta vez sería el acabose. Si dejamos que nos quiten el agua tendríamos que buscar ese elemento sagrado que nos da vida, y el lugar que ellos nos ofrecen es la ciudad de Hermosillo, nos ofrecen la esclavitud, nos ofrecen una vida dependiente, como mano de obra barata, que ellos mismos están creando, nos ven como un mercado para ofrecer a las maquiladoras…

“Entonces, esta lucha es por la vida, y por la vida hemos perdido a muchos abuelos, a muchos niños y a muchas mujeres, algunos nacidos y otrosno nacidos. Una forma de demostrarles nuestro agradecimiento, de recordarlos, es seguir luchando en esta nueva forma de guerra de exterminio que pretenden reforzar contra nosotros. Entonces el llamado es para todas las fuerzas solidarias, para que reforcemos esta lucha que estamos empezando, o que estamos continuando, nosotros desde la resistencia en esta parte de la Tribu Yaqui y que cada quien desde su trinchera, que estemos alertas y podamos manifestarnos, eso es lo que acordamos en este primer Foro en Defensa del Agua realizado en Vícam, Sonora, territorio mexicano de la Tribu Yaqui.” (Mario Luna, comisión de enlace de la Tribu Yaqui, entrevista con  Rebeldía, noviembre de 2010).

La defensa del Río UU JIAME, hoy conocido como Río Yaqui…

“La Tribu Yaqui ha vivido una lucha permanente y constante, frente al despojo del agua. La Tribu Yaqui tiene un derecho por decreto presidencial, sobre el 50 por ciento del almacenamiento de LaAngostura, que almacena 850 millones de metros cúbicos. Suponiendo que tiene 50 millones de azolve, por los 70 años que tiene de construida, podemos decir que su almacenamiento actual son 800 millones de metros cúbicos. A la Tribu Yaqui le corresponderían 400 millones de metros cúbicos. Actualmente, tiene una asignación de 250 millones, de los cuales únicamente se le entregan entre 208 y 220 millones. A pesar de eso el gobierno federal, la Conagua, el gobierno del estado y el gran capital pretenden construir un acueducto desde el vaso de la presa de El Novillo, que está aguas abajo de la presa de La Angostura. El sistema de presas de la cuenca del Río Yaqui involucra: aguas arriba, la presa La Angostura, donde tiene derechos la Tribu Yaqui; aguas abajo, la presa del Novillo, donde se pretende construir el acueducto; y en seguida tenemos la presa Oviáchic, de donde se deriva agua para irrigar las tierra de la Tribu Yaqui y las tierras del Valle del Yaqui…

“El gobierno dice querer llevarse 75 millones de metros cúbicos, pero eso no es cierto. Nosotros podemos decir, por la capacidad de las obras de tomas y las dimensiones del acueducto, que están hechas para llevarse 120 millones de metros cúbicos. Nosotros no queremos imaginarnos dentro de 15
años que la cuenca del Río Yaqui, ese valle verde, esa cristalinidad de los escurrimientos del agua, pudiera ser un desierto, aniquilando la actividad agrícola del Valle del Yaqui.

“La Tribu Yaqui está siendo despojada de un derecho histórico, que no se le ha reconocido, a pesar de que cuenta con un instrumento jurídico que es el decreto presidencial de 1940, y del cual hoy la Tribu Yaqui hace uso para entablar una demanda por restitución del agua ante el gobierno federal y la Conagua. Afortunadamente, un magistrado nos otorgó una medida cautelar que impide al gobierno o a la Conagua disponer de los volúmenes de la presa El Novillo en tanto no se cumpla lo estipulado en el decreto. El 24 de noviembre tenemos una audiencia en el Tribunal Unitario Agrario para requerir al representante del gobierno federal, al gobierno estatal y a la Conagua.

“Nosotros esperamos que en esa audiencia se nos ratifique y reconozca nuestro derecho. De otro modo, se estaría alentando la confrontación entrela Tribu Yaqui, el gobierno estatal, el federal, la Conagua y tal vez los miembros de la sociedad civil de los siete municipios del sur de Sonora, quienes también se han manifestado contra esa obra. Es una de las últimas oportunidades de nuestro pueblo para defender nuestro territorio, y es una de las acciones más decididas de despojo de los malos gobiernos, y esa política para controlar el agua…

“Nosotros hemos hecho un pacto con la sociedad civil del Valle del Yaqui, hemos emprendido una lucha conjunta para defender el agua, cada quien con una estrategia particular, pero convergemos en un punto: defender el agua de la cuenca. Nos han cuestionado que qué clase de pacto hace la tribu con esa sociedad. Incluso se dice que ésta está disponiendo de gran parte del agua que nos corresponde. Ése es un asunto que tendremos que resolver cuando logremos impedir la construcción del acueducto”. (Tomás Rojo, representante de la Autoridad Tradicional Yaqui, Foro en Defensa del Agua, Vícam, Sonora, noviembre de 2010).

Otras voces contra la muerte del Río Yaqui

El Movimiento Ciudadano por la Defensa del Agua también explicó cómo se constituyó “frente al anuncio del gobierno del estado de Sonora, para desviar las aguas del Río Yaqui”. Plantea que, si bien “en apariencia la pretensión es llevarse un volumen de 75 millones de metros cúbicos, en realidad lo que se tiene proyectado es hacer almacenamientos de 500, 600, 800 millones de metros cúbicos cerca
de la ciudad de Hermosillo, en la presa Abelardo L. Rodríguez, con lo que se alteraría el equilibrio y la disponibilidad de agua en el Río Yaqui. Significa una amenaza para la sustentabilidad de los pueblos ribereños y de las comunidades yaquis, así como para la irrigación de cerca de 200 mil hectáreas en el Valle del Yaqui…

“El argumento central del gobierno del estado y la Conagua no es simplemente que quieran priorizar el consumo doméstico sobre el consumo agrícola, en realidad, quieren utilizar el agua para los servicios de turismo y las maquiladoras antes que utilizarlos en la producción de alimentos. Se trata de convertir el agua en una mercancía rompiendo el binomio agua-alimentos para establecer el binomio agua-negocios.Eso es lo que está atrás de la iniciativa de desviar las aguas del Río Yaqui hacia la ciudad de Hermosillo. Con la colaboración de Conagua, a cargo de José Luis Luege Tamargo, quien mantiene una relación muy estrecha con intereses financieros internacionales que se visten de ecologistas como el WWF, y con el empresario Carlos Slim, se fue conformando una trilogía que ahora pide abiertamente que se les entregue el mercado del agua. Así lo declaró Carlos Slim a principio de este año, y en respuesta, a través del senador Manlio Fabio Beltrones, se están orquestando nuevas reformas a la Ley de Aguas Nacionales para entregar no solamente la construcción, sino también la operación de los volúmenes de agua. Es lo que se están haciendo en el Distrito Federal, lo que se hizo en Ciudad Juárez, y es el esquema que se está siguiendo aquí, con el que se pretende, en la práctica, privatizar la utilización del agua y destruir lo que le queda al país de capacidad para producir alimentos.

“Ustedes deben de saber que si se despoja al Valle del Yaqui del agua, estaríamos perdiendo la capacidad de producir 50 por ciento de la producción nacional de trigo, estaríamos profundizando nuestra dependencia alimentaria en trigo, maíz, frijol, no digamos en otros cultivos que prácticamente han desaparecido del mercado nacional como el arroz. Entonces, nosotros vemos que se está librando una batalla estratégica en esta región. Se quiere destruir una de las regiones emblemáticas para la soberanía alimentaria del país”. (Coordinación del Movimiento Ciudadano en Defensa del Agua, Foro en Defensa del Agua, Vícam, Sonora, noviembre de 2010).

Puentes subterráneos en la geografía de abajo

Tomás Rojo nos platica cómo el espacio del foro es parte de un esfuerzo organizativo más amplio: “En el trabajo con la Comisión Sexta, con los comandantes del Ejército Zapatista de Liberación acional, reafirmamos esos compromisos de lucha y de solidaridad, y por eso hoy estamos llamando a la solidaridad y la hermandad que tenemos entre pueblos indios para enfrentar este tipo de proyectos que son inhumanos y criminales”.

Por su parte, Mario Luna, en entrevista con Rebeldía nos comparte una valoración después del trabajo realizado en diferentes regiones del país, donde representantes de la Tribu Yaqui sostuvieron reuniones con diferentes pueblos hasta llegar a este nuevo encuentro en su territorio: “El balance que nosotros hacemos después del intenso trabajo y las reuniones realizadas a lo largo y ancho del país, es que la convocatoria fue ampliamente difundida, el apoyo solidario de los compañeros manifiesto, en el sentido de que se hizo eco al llamado para acompañarnos aquí en Vícam. Nos acompañaron muchas de las delegaciones que habíamos invitado y muchas que en el espacio del CNI se sienten parte y que como tal fueron acogidas en este territorio. La autoridad tradicional se siente satisfecha al ser rebasadas las expectativas de esta reunión. Muchas delegaciones venían con cargo y encomienda directa de sus pueblos y también con el conocimiento de la problemática que habíamos alertado en diferentes partes del país donde estuvimos. Para nosotros representa un gran avance el reconocernos como parte del Congreso Nacional Indígena, nos fortalece mucho que el llamado de nuestra autoridad tradicional para
defender el agua haya sido escuchado. El espacio del CNI permite fortalecer nuestra organización para enfrentar los proyectos devastadores que intentan despojarnos de nuestros recursos naturales. La Tribu Yaqui va reforzando esa conciencia de que la lucha se da desde las autonomías, como se concibe en los Acuerdos de San Andrés, y desde la iniciativa de los compañeros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y con el Congreso Nacional Indígena…

“Se decretó un receso mientras se va analizando el desarrollo de la lucha que estamos enfrentando contra la construcción del acueducto que intenta despojarnos nuevamente del agua que nos corresponde ancestralmente. Éste es el saldo que yo hago en este momento y obviamente esto no se acaba, esto apenas va empezando, y creemos que se irá fortaleciendo puesto que ése fue el acuerdo al que se llegó en este encuentro. Estamos en un receso para seguir reflexionando e ir tomando un nuevo ánimo de lucha”.

Un receso…

“Hoy la autoridad tradicional les da la licencia aquí en este templete porque queremos volver a verlos cuando hagamos realidad de que el acueducto no se construya, hasta entonces la autoridad tradicional les dará la licencia definitiva en nuestra guardia tradicional, así como lo hizo en el 2007. Quisiéramos que tomaran en cuenta esto y se lo llevaran grabado en su memoria y se lo pudieran transmitir al resto de nuestros compañeros, para volver a vernos aquí cuando los gobiernos quieran agravar más esa estrategia para quitarnos el agua. Nosotros lo hemos dicho, la lucha que llevamos es un proceso largo, vamos apenas en la lucha jurídica… les pedimos que estén pendientes. Agradecemos al CNI el haber hecho posible esta reunión y declaramos en receso este diálogo y esta lucha para posteriormente reencausarlos, al siguiente sonido de nuestro tambor…” (Autoridad tradicional de la Tribu Yaqui, palabras de clausura del Foro en Defensa del Agua, noviembre de 2010, Vícam, Sonora).

Los compañeros yaquis mantienen un volanteo constante en la carretera internacional. El encuentro de pueblos en Vícam deja una certeza: la memoria, la historia, la lucha de la Tribu Yaqui y la de los pueblos, barrios, naciones y tribus indias del México rebelde sigue formando un torrente que jamás podrá ser entubado por los mandones.


Acciones

Information

One response

15 09 2011
margarita navarro

tomas rojo y mario luna oigan.. siempre pa delante vale……yo kon ustedes y la tribu.se ke ustdes no son toda la tribu…..pero hombres komo ustdes acen falta……..en la tribu.y aki en obregon..gerreros incansables…..Dios los bendiga……siempre………….tomas siempre acia adelante..gerreros.pacifistas……..
atte…..maguy navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: