A la caza de genes “climáticos”

27 03 2011

ETC Group

02/feb/11

publicado en etcgroup.org

Los Gigantes Genéticos acumulan patentes sobre cultivos para enfrentar la crisis del clima

Amenaza total a la soberanía alimentaria y la biodiversidad

El problema: Las seis principales corporaciones agroquímicas y de semillas del mundo están solicitando en las oficinas de patentes derechos exclusivos sobre una gran diversidad de genes y secuencias genéticas vegetales, lo que les daría control monopólico sobre muchísimas plantas, cultivos y aspectos de su desarrollo supuestamente relacionados con la resistencia al estrés ambiental: problemas como sequía, calor, heladas, inundaciones, salinidad de los suelos y más. Esta tendencia podría desembocar en el control de la mayor parte de la biomasa vegetal del planeta, sin importar si ésta es aprovechada para alimentación, forraje, fibras textiles, combustibles o plásticos. Con el alegato de que están desarrollando cultivos “adaptados al cambio climático”, solución mágica a la crisis del clima, estas empresas presionan a los gobiernos para que abran la puerta a la que podría ser la más amplia y peligrosa oleada de patentes en la historia de la propiedad intelectual. ¿Pero servirán estas semillas y cultivos modificados tecnológicamente a las estrategias de adaptación que los agricultores necesitan desarrollar para resistir al cambio climático? Al contrario, estas tecnologías patentadas están destinadas a concentrar el poder de las corporaciones, elevar los costos, inhibir la investigación independiente y erosionar los derechos de los campesinos y agricultores a conservar e intercambiar sus semillas. Para los “Gigantes Genéticos”, la meta es convertirse en los “amos de la biomasa” mundial. El objetivo del cultivo de plantas ya no es alimentar a la gente, sino lucrar con la biomasa.

Los actores: 261 familias de patentes (que comprenden mil 663 solicitudes en todo el mundo), publicadas entre junio de 2008 y junio de 2010, que hacen referencia específica a una tolerancia al estrés abiótico en plantas (como la sequía, el calor, inundaciones y tolerancia al frío y la salinidad). Las solicitudes contemplan, en muchos casos, múltiples rasgos genéticos de diversos cultivos genéticamente modificados, e incluso de alimentos ya cosechados y productos para la alimentación animal. Seis corporaciones (DuPont, BASF, Monsanto, Syngenta, Bayer y Dow) y sus socios biotecnológicos (Mendel Biotechnology y Evogene) controlan 201 (77%) de las 261 familias de patentes (tanto en patentes otorgadas como sus solicitudes). Solamente DuPont, BASF y Monsanto acumulan 173 familias de patentes (el 66%).

El impacto: Las comunidades campesinas en el Sur global —quienes menos han contribuido a las emisiones de gases con efecto de invernadero— se encuentran entre las más afectadas por el caos climático.  La oleada de patentes sobre cultivos “climáticos”  —con rasgos supuestamente adaptados al clima— está absorbiendo dinero y recursos que podrían canalizarse a estrategias agrícolas encabezadas por campesinos y agricultores para sobrevivir al cambio climático y para la adaptación. Desarrollar y patentar “cultivos climáticos” es una apuesta por el control, no sólo de la seguridad alimentaria del mundo, sino también de la biomasa global en curso de mercantilización. En medio de la confusión creada por el caos climático, los Gigantes Genéticos esperan facilitar la aceptación pública hacia los cultivos genéticamente modificados y hacer más lucrativo su monopolio de las patentes. Se trata, en realidad, de darle un nuevo giro a un problema viejo: nos dicen que los cultivos modificados con genes “adaptados al cambio climático” incrementarán la producción y alimentarán al mundo. Las plantas diseñadas para crecer en suelos pobres, con menos lluvia y menos fertilizantes significarán la diferencia entre la hambruna y la supervivencia para los agricultores más pobres. Para ganar legitimidad moral, los Gigantes Genéticos se están asociando con filántropos de alto nivel (Bill Gates, Warren Buffett), gobiernos de países como Estados Unidos y Reino Unido y grandes fitomejoradores (como el Grupo Consultivo en Investigación Agrícola Internacional, CGIAR) para promover la donación de genes libres de regalías y tecnologías a agricultores de escasos recursos, especialmente en el África Subsahariana. A cambio, estos generosos donantes esperan que los gobiernos del Sur global “aligeren la carga regulatoria” que podría obstaculizar la liberación comercial de los cultivos transgénicos, y que adopten leyes favorables a la propiedad intelectual en el campo de la biotecnología.

Lo que está en juego: El mercado global de un solo cultivo tolerante a la sequía, el maíz, está estimado en aproximadamente 2 mil 700 millones de dólares, pero el Departamento de Agricultura de Estados Unidos predice que sólo el mercado global biotecnológico de las sustancias químicas y plásticos rebasará los 500 mil millones de dólares anuales hacia el año 2025.

Las políticas: No existe ningún beneficio para la sociedad cuando los gobiernos permiten que seis corporaciones monopolicen la alimentación. Los genes “adaptados al cambio climático” son el pretexto detrás del cual se oculta el incremento en la dependencia de los agricultores respecto a los cultivos transgénicos, la amenaza sobre la biodiversidad y sobre la soberanía alimentaria. Los gobiernos deben suspender el otorgamiento de todas las patentes sobre rasgos y genes vegetales relacionados con el cambio climático. Debe hacerse una investigación completa de los impactos sociales y ambientales de esas nuevas variedades no probadas. El Grupo ETC urge a los organismos intergubernamentales a identificar y eliminar políticas agrícolas restrictivas como los regímenes de propiedad intelectual, los contratos y los acuerdos comerciales que se convierten en barreras al fitomejoramiento tradicional, al intercambio y conservación de semillas, al libre acceso al germoplasma. Esto es lo último que los agricultores necesitan en su lucha por adaptarse rápidamente a las cambiantes condiciones climáticas. Las estrategias encabezadas por campesinos y agricultores para sobrevivir al caos climático y para la adaptación deben reconocerse, fortalecerse y protegerse.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: