Apropiación del espacio y territorialidad en Mesoamérica: del territorio como espacio construido a los desafíos de la globalización

10 07 2009

Patricia López

Armando Bartra se refirió a Mesoamérica alguna vez  “como territorio, como ámbito de integración económica y convergencia societaria, como herencia cultural viva, como patrimonio natural, como identidad en construcción, como imaginario, como herida abierta”[1]

El territorio es un espacio fijo determinado por una variable histórico-antropológica que es la territorialidad. El objetivo de esta investigación se estructura a partir de dos hipótesis. La primera es hacer un planteamiento inicial de las diferentes formas en que las nociones de territorio y territorialidad han sido construidas antropológica, histórica y políticamente por los actores sociales en la actualidad.

En el aporte introductorio del bagaje antropológico, encontramos las perspectivas simbólicas que se refieren al territorio como espacios apropiados y habitados, espacios rituales y festivos; es decir como parte de un sistema propio de representaciones y significados colectivos que se expresarán en los usos y prácticas en el espacio[2].

La delimitación que de cada espacio se realice tiene que ver con factores culturales, políticos y económicos, desde donde planteo, se comienza a desprender la noción de territorialidad, pues ésta se construye en relación a la pertenencia social. Así pues, Alicia Barabás define el territorio como: “aquel que enmarca un espacio culturalmente construido por una  sociedad a lo largo del tiempo”[3]

Como segunda hipótesis, por otro lado, la Historia y la globalización dan cuenta de procesos no menos importantes como la dirección del crecimiento económico global traducido tanto en la re-significación de los límites del espacio y el territorio, como en la representación de un proceso específico de reorganización territorial en función del sistema mercantilista de consumo.

La resignificación en términos de límites resulta interesante en la medida en que un espacio abstracto se representa en un espacio físico cuyos límites no dependen de un reconocimiento a la ‘otredad’ en el sentido antropológico, sino del aprovechamiento de los recursos materiales y humanos de los cuales depende el capitalismo.

Es así como actualmente la delimitación simbólica de los territorios se enfrenta a una delimitación política de fronteras con objetivos primordialmente económicos, dando paso a procesos de apropiación de los espacios simbólicos, recursos naturales y saberes tradicionales en zonas política y económicamente geoestratégicas en América Latina.

Hasta ahora, podemos decir que el territorio tiene al menos dos sentidos fundamentales: a veces es significado como un lugar en el cual los actores coexisten a partir de la creación de distintos espacios, con una diversidad de prácticas económicas, políticas y religiosas mediante las cuales expresan su sentido de pertenencia y su derecho a la diferencia. El territorio como objeto representa también una apropiación, pero no por la pertenencia social con respecto a él, sino por la función económica que posee, es un objeto funcional con valor de cambio en la otra “red” de relaciones sociales, políticas y económicas: la global.

La red global funciona como una estructura sustentada en el poder político-económico que busca ocupar los espacio-territorios, valiéndose de una re-significación de los componentes de la vida cotidiana, las prácticas sociales y los usos del espacio; en este sentido, permea la noción de acumulación y concentración como estrategia política del orden de la vida social.

Clara muestra de ello, es el Proyecto Mesoamérica (antes Plan Puebla-Panamá) el cual refleja el funcionamiento del sistema económico sobre el político, pues a partir de la consolidación de los “Estados-nación” modernos y la asistencia social mediante políticas públicas, se problematiza la dispersión poblacional y se propone un modelo de integración regional con fines de crecimiento económico, promoción del turismo, producción y libre tránsito de mercancías, programas de vivienda urbana en zonas rurales y la interconexión de redes comunicación.

Estos puntos son clave porque representan el otro significado que se le da al territorio. En este sentido el fin es reducir los costos y facilitar la transportación de mercancías en México, Centroamérica y hacia Estados Unidos. El proceso de elaboración y obtención de estos bienes necesita, también, de una gran cantidad de mano de obra e infraestructura.

En este contexto, surge la iniciativa impulsada por el Gobierno del Estado de Chiapas con apoyo del Gobierno Federal, el Banco Interamericano de Desarrollo[4] y otros organismos mexicanos de capital privado, para crear las llamadas “Ciudades Rurales Sustentables” (CRS) en Chiapas.

Se trata de territorios como espacios planificados que convierten  la expropiación de tierras ejidales en la mejor oportunidad de supervivencia, proponen una supuesta mejoría de la calidad de vida humana a partir de lenguaje articulado por categorías construidas en función de la apropiación legal de espacios y recursos. La iniciativa está conformada, entre otras acciones, por planes de ordenamiento territorial para disminuir el rezago de las comunidades, pues “esta dispersión dificulta la provisión de servicios e infraestructura para el desarrollo”[5]

Las implicaciones “territoriales” de esta iniciativa han sido abordadas recientemente por algunos investigadores en Chiapas como Miguel Pickard y Mariela Zunino, del Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria, A.C. (CIEPAC) quienes han encontrado que:

“el objetivo real del Programa Ciudades Rurales es “ordenar” el uso de los recursos del campo, lo cual implica la separación del campesinado de la tierra que actualmente habita. El Programa producirá la concentración de personas del campo en pequeñas aldeas, la enajenación de sus tierras y la explotación de éstas por grandes empresas”[6].

Esta es la apropiación del territorio que Giménez describió como “instrumental-funcional”, es decir cuando se enfatiza la relación utilitaria con el espacio frente a otra a la que se le atribuye un carácter “simbólico-expresivo es decir considerado como espacio de sedimentación simbólico-cultural, objeto de inversiones estético afectivas o como soportes de identidades individuales y colectivas.”[7]

Considero que este punto es el eje nodal para abordar el problema, desde la perspectiva de que el territorio está sujeto a un valor de cambio en el actual mercado neoliberal, entendemos también, que forma parte de relaciones sociales, culturales y políticas tejidas por sus habitantes, en un sistema mayor y más complejo de relaciones económicas a nivel mundial.

Apartándonos un poco de la discusión teórica, existen también algunos datos empíricos que habrán de revisarse cuidadosamente como referentes de análisis en esta investigación.

En una visita a la primera Ciudad Rural, “Nuevo Juan del Grijalva” en el municipio de Ostuacán, al noroeste del Estado, pudimos conocer el avance de la construcción de las casas, los invernaderos, la procesadora de lácteos, la escuela, la clínica de salud y la cancha de usos múltiples.[8]

En este “territorio”, según una nota en prensa: “se pretende que vivan  mil 800 habitantes de 11 comunidades chiapanecas, hecho que cumpliría con los ocho puntos para erradicar la pobreza establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”[9].

Hay referencias que no puedo dejar de mencionar por su gran carácter significativo. En la nota “Nuevo Juan del Grijalva, casi lista” recién publicada en un periódico chiapaneco, se constató que existen 410 casas antisísmicas, en las que se dispondrá de una computadora con internet en cada una. Se menciona también que “entre las obras a destacar está el Centro de Desarrollo Comunitario, el polígono agroindustrial, el relleno sanitario, templos católico y adventista, centro de salud con servicios ampliados de primer nivel y Centro de Educación Básica que incluye la secundaria y una torre de comunicaciones”. Aunque afirma que tanto el representante del Ejecutivo estatal y el de la ONU no pueden asegurar el éxito del proyecto, éste último, según la nota, propuso este proyecto como ejemplo que puede realizarse en otros países[10].

A diferencia del campamento en la cabecera municipal de Ostuacán que será reubicado a Nuevo Juan del Grijalva, existe otro proyecto de este tipo. El caso resulta irresistible para una comparación y me invita a reflexionar acerca de la territorialidad.

En el municipio de Tecpatán, vecino al sur de Ostuacán, se construye, muy cerca del campamento temporal otra Ciudad Rural; con el agregado de que los habitantes que serán reubicados están organizados políticamente y sostienen negociaciones con el gobierno para que ellos escojan el lugar en donde quieren “su Ciudad Rural”, además del diseño de las casas.

Al entrevistar a representantes de este campamento, nos contaron que forma parte de la OPEZ-MLN (Organización Proletaria Emiliano Zapata-Movimiento de Liberación Nacional) [11].

El proceso de reubicación de los habitantes de este campamento se remite a las inundaciones de Tabasco y Chiapas por el desbordamiento del Río Grijalva en noviembre de 2007. El gobierno municipal construyó un campamento que nombró Santa Ana, sin embargo, los habitantes, a partir de su organización política, lo denominan Emiliano Zapata pues para ellos, según el entrevistado, el proyecto en ese territorio representa un elemento  de todo el bloque de su organización política en el Estado.

El periodista Carlos Herrera, de El Cuarto Poder, publicó una entrevista en la que establece que los habitantes de Santa Ana “llegaron en febrero de 2008, viven 243 familias, cerca de 900 personas de las comunidades de Rubén Jaramillo, Los Guayabos, Ricardo Flores Magón, Genaro Vázquez Rojas y Nuevo Limoncito, todas ellas del municipio de Tecpatán, de las que huyeron por la situación de emergencia que declaró el gobierno”[12].

Uriel, un habitante y representante de Santa Ana, en entrevista, contó que entre las familias de este campamento hay tzotziles, zoques y tzeltales, además Testigos de Jehová, Católicos, Evangélicos y Mormones, entre otros.

Lo anterior nos da una pequeña muestra de contextos que se vuelven cada vez más complejos de definir y analizar, pues se articulan formas específicas y localizadas de relaciones sociales, auto adscripción, intercambios culturales, prácticas cotidianas y por supuesto, de usos del espacio, en la construcción del territorio.

Me pregunto entonces: ¿Cómo decidir, nosotros los otros, cómo se llama el campamento?

A partir de aquí convendría, tal vez, preguntarse cuál es el papel que podría tener la Antropología Política, la Geografía u otras disciplinas sociales y económicas en la construcción de modelos transdisciplinarios que nos permitan la formulación de categorías y elementos teóricos en relación a un claro proceso de expansión urbana bajo la lógica capitalista, al surgimiento de espacios políticos como una realidad latente y palpable así como en la definición de rasgos identitarios comunes en relación a los usos del espacio y la construcción de la territorialidad en el marco de una reubicación de esta naturaleza.

Las diferentes líneas teóricas y datos etnográficos que se esbozan en este trabajo de manera inicial, resultan de gran importancia en la conformación de posibles referentes analíticos para la re-elaboración de los conceptos de territorio y territorialidad, pues nos sugieren la discusión de un fenómeno social de comprobación empírica, no sin la laboriosa misión de sustentar teóricamente los distintos ejes por los cuales se puede abordar eficazmente la convergencia de factores político-económicos, en un solo proyecto de carácter regional hacia la construcción de uno o varios espacios en territorio.

Bibliografía

  • Arriola, Aura Marina, Identidad y racismo en este fin de siglo. Publicación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso/sede Guatemala y Magna Terra Editores, 2001.
    • Barabás, Alicia, (coordinadora) Diálogos con el territorio. Simbolizaciones sobre el espacio en las culturas indígenas de México. Editado y publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2003.
    • Barreda Marín, Andrés, ponencia Los objetivos del Plan Puebla Panamá, contenida en el texto Economía política en el Plan Puebla Panamá, Editorial Itaca, México 2002.
    • García Méndez, José Andrés, Chiapas para cristo. Diversidad doctrinal y cambio político en el campo religioso chiapaneco. Miguel Carranza editores, México, 2008.
    • Giménez, Gilberto “Territorio, identidad y cultura. La región sociocultural” en Globalización y regiones en México, UNAM, Facultad de Ciencias Politicas y Sociales, México, 2000
    • Pohlenz Córdova, Juan y Sandoval Palacios, Juan Manuel (compiladores) El Plan Puebla-Panamá ¿integración para el desarrollo?, Universidad Intercultural de Chiapas y Centro de Estudios de Fronteras y Chicanos A. C., México, 2007.

Sitios en Internet

  • Barreda Marín, Andrés, “Geoeconomía y geopolítica del Plan Puebla Panamá”,  Facultad de Economía, UNAM, obtenida en:

http://www.geocities.com/investigaccion_rural/ppp/articulos/geobarreda.htm

Periódico La Jornada, 30 de julio de 2001.

  • Foros mesoamericanos realizados en Tapachula, México; Quetzaltenango, Guatemala; Managua, Nicaragua, y el foro social de Sevilla, España, en torno a la participación de las comunidades y propuestas alternativas al modelo hegemónico del PPP, en

http://www.americaspolicy.org/citizen-action/series/sp-ppp.html

http://noticias.cuarto-poder.com.mx/4p_apps/periodico/pag.php?NTExMDc%3D

http://noticias.cuarto-poder.com.mx/4p_apps/periodico/pag.php?NzYyMTM%3D


[1] Bartra, Armando Prólogo. La invención de Mesoamérica en Pohlenz C., Juan y Sandoval P., Juan Manuel (compiladores) El Plan Puebla-Panamá ¿integración para el desarrollo?, Universidad Intercultural de Chiapas y Centro de Estudios de Fronteras y Chicanos A. C., México, 2007.p 7

[2] Giménez, Gilberto “Territorio, identidad y cultura. La región sociocultural” en Globalización y regiones en México, UNAM, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, México, 2000

[3] Barabás, Alicia, (coordinadora) Diálogos con el territorio. Simbolizaciones sobre el espacio en las culturas indígenas de México. Editado y publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2003, p. 25.

[4] Wilson, Japhy  “La Nueva Fase del Plan Puebla Panamá en Chiapas” en Boletines de CIEPAC  “Chiapas al día” No.560, 22 de mayo de 2008.Sitio web: http://www.ciepac.org/boletines/chiapasaldia.php?id=562

[5] Una versión detallada del proyecto se encuentra en el Programa: Ciudades Rurales de Chiapas. El documento puede consultarse en la siguiente dirección: http://ia311227.us.archive.org/0/items/CiudadesRurales/CiudadesRurales.pdf

[6] Pickard, Miguel y Zunino, Mariela Ciudades Rurales en Chiapas: despojo gubernamental contra el campesinado. Sitio web: http://www.ciepac.org/boletines/chiapasaldia.php?id=571

[7] Giménez, Gilberto “Territorio, identidad y cultura. La región sociocultural” en Globalización y regiones en México, UNAM, Facultad de Ciencias Politicas y Sociales, México, 2000, p. 23

[8] La visita se realizó en el marco del proyecto de investigación “Democracia y Territorio: construcción de identidades” en la Facultad de Filosofía y Letras. Entre el 23 y el 25 de enero, realizamos una visita al campamento y a Nuevo Juan de Grijalva, la visita fue coordinada por CIEPAC, el periodista Carlos Herrera, Pablo César de la OPEZ y al menos tres representantes del campamento Santa Ana (Emiliano Zapata)

[9] Herrera, Carlos “Finalizan Nuevo Juan de Grijalva”. Periódico El Cuarto Poder, publicado el 29 de julio de 2009. Sitio Web: http://noticias.cuarto-poder.com.mx/4p_apps/periodico/pag.php?NzYyMTM%3D

[10] Herrera, Carlos “Finalizan Nuevo Juan de Grijalva”. Periódico El Cuarto Poder, publicado el 29 de julio de 2009.

Sitio Web: http://noticias.cuarto-poder.com.mx/4p_apps/periodico/pag.php?NzYyMTM%3D

[11] Entrevista a César, uno de los líderes de la OPEZ, 25 de enero de 2009

[12] Herrera, Carlos, “Presentan casa modelo”, publicado en el periódico Cuarto Poder, Tuxtla Gutiérrez el 22 de diciembre de 2008.

Sitio web: http://noticias.cuarto-poder.com.mx/4p_apps/periodico/pag.php?NTExMDc%3D).


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: