De recursos, crisis y reordenamiento geográfico

4 01 2009

Editorial

Debido al potencial económico y político que representan los recursos naturales junto con las nuevas tecnologías, las últimas guerras, conflictos, tensiones políticas e intervenciones (abiertas y sútiles, por medios que van desde los diplomáticos hasta los militares) han tenido por objetivo común la apropiación y reconfiguración de las dinámicas socio-espaciales para la explotación de recursos y sociedades. Esto no es nuevo; sin embargo, ante la crisis histórica por la que cruzamos, se ha vuelto una necesidad vital para el actual capitalismo.

A pesar del colapso del modelo económico hasta ahora dominante, para los capitalistas no existe otra opción que replantear el mismo sistema capitalista. Desde su óptica, ni la distribución económica,  ni la equidad cultural, ni la justicia social, ni la sustentabilidad ambiental son trascendentes en la busqueda de una solución a dicha crisis: lo que realmente está en juego  es quienes de ellos podrán convertirse en el nuevo polo de dirección y de poder de dicho sistema. En este escenario, los recursosy territorios juegan un papel importante, pues su control  puede determinar esa nueva geografía de poderes.

En el caso de América, una buena parte de los proyectos de desarrollo, vías de transporte (ferrocarriles, carreteras, autopistas, puertos y aeropuertos), infraestructura de generación y distribución de energía, medios de comunicación, complejos de explotación de recursos, industrialización y comercialización de productos tienen como origen la necesidad de apropiación de territorios para la expansión de la política económica y militar de Estados Unidos. En el contexto actual esto nos puede explicar la urgencia del gobierno estadounidense junto con grandes grupos de capital transnacional por concretar algunos de los proyectos que por distintas razones no se han podido llevar a cabo.

Por la concentración de recursos básicos como el agua, alimentos, minerales y maderas; de recursos energéticos como petróleo, viento, geotérmia, ríos caudalosos y uranio; así como recursos biológicos como la gran cantidad de animales y vegetales que conserva, el banco biológico que tiene por centro la zona del caribe se ha vuelto uno de los intereses claves para empresas turísticas, comerciales, industriales, de generación de energía, de bioprospección y bioinvestigación.

Históricamente se han presentado, bajo distintos nombres y con rasgos partículares, proyectos de reordenamiento socio-espacial que tienen por común la apropiación de territorios para generar una explotación más productiva (para capital-capitalistas) de los recursos que comprenden esta región, que va desde el Istmo de Tehuantepec hasta el Canal de Panamá y que tiene extensiones a Puebla y Colombia. Por lo tanto es importante ver las configuraciones particulares (como fueron el Megaproyecto, el proyecto Transístmico o  el Plan Puebla-Panama, actualmente llamado Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica, o Proyecto Mesoamérica) teniendo claro que lo que las trasciende es la lógica de despojo, reconfiguración y explotación del territorio.

De este modo se puede indagar la importancia y la pretensión real  que tienen propuestas aparentemente aisladas como el proyecto de Ciudades Rurales Sustentables en Chiapas, el cual en palabras de Juan Sabines, gobernador de dicho estado, tiene por principal objetivo “aglutinar comunidades de menos de 100 habitantes para ofrecerles los servicios que de otra forma sería difícil otorgarles.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: