Ciencia y tecnología para la guerra

6 09 2008

Editorial

¿Es este robot útil para la humanidad?

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el desarrollo de la ciencia y la tecnología es la Tecnocracia, la cual da prioridad a la generación de conocimientos y proyectos con fines de lucro sobre las necesidades reales humanas.

Aquí nos enfrentamos con un grave problema: el financiamiento, pues no puede existir investigación sin el capital suficiente para llevarse a cabo. Por lo tanto, el conocimiento en estas áreas depende más de los intereses de quienes tienen los recursos para financiar proyectos de investigación que de las necesidades humanas.

Por tal motivo, uno de los más recurridos fines de la ciencia (no el único) es su aplicación para la guerra.  Un ejemplo de esto es la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo el desarrollo de tecnologías militares.  A esta agencia del Departamento de Defensa de los Estados Unidos le debemos, entre otras cosas, el desarrollo del Internet.

Soldados mejorados con software para el procesamiento de grandes cantidades de información y para el manejo de cartografías tridimensionales, que regulan su necesidad de sueño y sus niveles de estrés en combate; videojuegos que, además de entretener, buscan reclutas para las fuerzas armadas, dan entrenamiento y nos acostumbran a las intervenciones militares; perros-robots con sensores de equilibrio cargando 150 kgs. en cualquier tipo de terreno; libélulas con cámaras de vídeo volando sobre manifestaciones; orugas químicas capaces de atravesar cerrojos, recuperar su tamaño original, cargar objetos y luego biodegradarse; cabras transgénicas que, a través de su leche, producen fibras de seda de araña, ideales para fabricar chalecos antibalas; nuevos medicamentos necesarios para enfermedades de países adinerados; son solo ejemplos de lo absurdo que es la idea de que los avances en ciencia y tecnología son avances de la humanidad.

Esto no puede leerse separado de la apropiación de recursos y territorios, de la reglamentación para el robo a través de patentes, por medio de políticas económicas, de áreas de libre comercio, de guerras e intervenciones. En correspondencia a los intereses del capital, algunas de las áreas de investigación con más recursos son los biocombustibles y recursos energéticos, la nanotecnología y la biorobótica, la genética y la clonación, los organismos genéticamente modificados o transgénicos, la medicina y farmacéutica de grandes laboratorios. Esto a costa, directa o indirectamente, de la misma humanidad.

Para finalizar solo puntearíamos las siguientes ideas:

– La ciencia y la tecnología sí son indispensable para la humanidad.

– Tanto la ciencia como la tecnología son políticas.

– Su dependencia al capital define su actual área de aplicación.

– Por medio del desarrollo científico y tecnológico se busca reafirmar estructuras económicas y de poder.

– Es indispensable, por lo tanto …

 


Acciones

Information

2 responses

15 09 2008
tsunun

No podían tardar tanto en responder…
vean este vídeo:
http://es.youtube.com/watch?v=VXJZVZFRFJc&feature=related

13 02 2011
Ciencia y tecnología para la guerra 2 « Democracia y territorio

[…] propósito de que renovamos el video del artículo original (Ciencia y tecnología para la guerra, 06/Sep/08),  ponemos 4 videos más sobre las últimas de “útil para la humanidad” […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: