La Nueva Fase del Plan Puebla Panamá en Chiapas (Primera de tres partes)

3 08 2008

Japhy Wilson. Facultad de Ciencias Políticas, Universidad, Manchester, Inglaterra

22/May/2008

publicado en ciepac.org

El Plan Puebla Panamá transforma el territorio de las comunidades y regiones en un espacio de flujos- Dicho enfoque corresponde a la visión neoliberal que privilegia la movilidad y la circulación de los bienes sobre la conformación de espacios integrados- Se acaba así funcionalizando el espacio, transformándolo en un espacio “abstracto”, como lo llama Henri Lefebvre; es decir, un espacio regido esencialmente por las leyes de la geometría, de la racionalidad productiva de la acumulación, más que por principios referentes a la formación o al mantenimiento de espacios de calidad, identitarios, espacios para “habitar” (Hiernaux-Nicolas 2003)

La ubicación del estado (de Chiapas) es un punto estratégico para la exportación e importación de productos extranjeros, ya que es el centro geográfico de la región Puebla-Panamá, ubicado en el Corredor Transístmico de América (Roberto Albores Gleason, Secretario de Turismo y Proyectos Estratégicos del Estado de Chiapas 18/01/08)

El desarrollo capitalista implica la transformación profunda y constante de la realidad humana, hacia el desencantamiento de la naturaleza, la instrumentalización de la vida, y la subordinación del mundo bajo la lógica monolítica del dinero. Es un proceso histórico, en marcha por más de 500 años, en que el capital avanza cada vez más en su dominación del territorio, del espacio entero del planeta, expandiendo su reproducción, acelerando su circulación, intensificando su explotación de la humanidad y del medioambiente, y transformando toda la enorme diversidad de nuestras culturas y biosferas en meros objetos de mercancía.

Este proceso, que el filosofo Henri Lefebvre llamó “la producción del espacio abstracto” (Lefebvre 1994), ha entrado en una nueva fase en el Siglo XXI, lo que constituye una segunda ola del proyecto neoliberal. La primera ola, la de los “ajustes estructurales” y tratados de libre comercio de las últimas décadas del Siglo XX, demarcó nuevos espacios transnacionales para la acumulación del capital (como el TLCAN, por ejemplo). La segunda ola implica la reestructuración profunda de esos espacios, particularmente en sus regiones menos desarrolladas, reconstruyéndolas en conformidad con las exigencias de la “competitividad global”, para venderlas a inversionistas nacionales y transnacionales.

Plan Puebla Panamá

Un importante ejemplo de este nuevo proyecto neoliberal es el Plan Puebla Panamá (PPP), lanzado en 2001 por el entonces Presidente de México, Vicente Fox Quesada, y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)(1). El PPP es un programa de desarrollo para la región de Mesoamérica (el sureste de México y Centroamérica), basado en megaproyectos infraestructurales de transporte, comunicaciones y energía que unifican la región en forma concreta, así complementando al TLCAN y al nuevo TLC de Centro América con Estados Unidos (CAFTA, por sus siglas en Ingles). Con estos megaproyectos, el PPP espera atraer inversión privada nacional y extranjera, impulsando un cambio en el modo de producción del campo Mesoamericano, desde un economía campesina todavía basada en gran parte en la propiedad social y la autosuficiencia, hacia un sistema neoliberal basado en la propiedad privada, mano de obra barata, plantaciones agroindustriales, la extracción de recursos naturales, y la promoción del “gran turismo”.

Esta estrategia de dominación territorial no sólo implica la profundización del subdesarrollo y la desigualdad de la región, la acelerada destrucción de su medioambiente, y el incremento de la creciente ola de migración hacia los Estados Unidos, sino también la transformación radical en términos simbólicos y representativos de una región con profundas raíces históricas y culturales. Se considera al territorio indígena Mesoamericano un “espacio significativo, apropiado culturalmente, en el cual (los pueblos indígenas) viven, trabajan, obtienen su sustento, dan sus mitos y realizan sus ritos, que además representa o sirve de base material a su visión del mundo” (Nolasco et al 2003: 363). La implementación del PPP significa la sustitución de este “territorio cultural- nombrado y tejido con representaciones, concepciones y creencias” (Barabas 2003: 23) por un espacio abstracto de extensiones de monocultivos, cantidades de recursos naturales, flujos de mercancías, y simulaciones turísticas de las mismas culturas indígenas cuya aniquilación el PPP implica.

La Evolución del PPP

Por dichas razones, el lanzamiento del PPP fue recibido con el fuerte e inmediato rechazo de los pueblos indígenas y campesinos Mesoamericanos. Esta resistencia, combinada con la recesión global de 2001 y la incompetencia y corrupción de la clase política local, significó una poca inversión y poco avance del PPP en sus primeros años. Como respuesta estratégica a la resistencia, en 2003 Fox y el BID hicieron que el PPP desapareciera de la escena pública y de los discursos oficiales (Harvey 2006: 216). La estrategia funcionó: académicos y periodistas anunciaron la muerte del PPP, y la resistencia puso su atención en otros temas. Pero bajo el radar, el PPP ha seguido silenciosamente. Cuando llegó al poder en 2006, el nuevo Presidente de México, Felipe Calderón, declaró que iba a relanzar el PPP, después de un periodo de “reconstrucción”. Desde entonces, los funcionarios de la Oficina del Plan Puebla Panamá en la Secretaría de Relaciones Exteriores han estado trabajando en dicha reconstrucción, reduciendo la carta de proyectos de más de 100 a 20, para dar “más enfoque” al PPP(2). De los 20 que quedan, la mayoría siguen siendo los de infraestructura de carreteras, energía, y telecomunicaciones. Entonces la misma estrategia sigue, aunque lo más probable es que va a seguir bajo otro nombre, para romper, al menos aparentemente, con la mala fama del PPP, y para ampliar el concepto del proyecto para incluir a Colombia, que entró como miembro pleno del PPP en 2007. Los resultados de la reconstrucción se darán a conocer en la siguiente Cumbre de Tuxtla, en Junio de 2008.

Con el cambio de nombre, entonces, el PPP va a invisibilizarse. Mientras su dimensión transnacional será conducida bajo su nuevo nombre, los megaproyectos planeados para el sureste de México, que previamente estaban incluidos en el PPP, ahora están empezando a aparecer en el contenido de otras iniciativas y programas, operando en otras escalas. Uno de esos es el “Programa del Sur”, una propuesta para el desarrollo de Chiapas, Oaxaca y Guerrero hecho en 2007 por la Comisión del Sur-Sureste de la Cámara de Diputados. El primer arquitecto del Programa del Sur es Carlos Rojas, Secretario de Estado durante los sexenios de Salinas y Zedillo. Uno de los antecedentes del PPP mencionados en su Documento Base es la “Iniciativa del Sur”, de Rojas, y ahora con el Programa del Sur está replanteando el mismo concepto.

El Programa del Sur está enfocado en los mismos megaproyectos que están incluidos en el “Capitulo México” del PPP. También tiene mucho en común con la “Estrategia para el Desarrollo de los Estados del Sur” (EDES) del Banco Mundial, publicada en 2003. Igual que el Programa del Sur, EDES se presenta como un nuevo programa para el desarrollo de Chiapas, Oaxaca, y Guerrero. Sin embargo, el documento contiene casi el mismo diagnóstico y lista de proyectos que tiene el PPP. Los proyectos prioritarios que el Banco Mundial sugiere, incluyen los proyectos más emblemáticos del PPP, por ejemplo el Megaproyecto del Istmo de Tehuantepec. A pesar de sus obvios enlaces con el PPP, las palabras “Plan Puebla Panamá” casi nunca están mencionadas en el documento del Banco Mundial, y ni una vez en el Programa del Sur. Más aún, en contraste con el PPP, estas “nuevas” estrategias fueron lanzadas casi sin publicidad. Así, el PPP está logrando invisibilizarse completamente, al mismo tiempo que se consolida como estrategia hegemónica operando en múltiples escalas espaciales, y manejada por diversas agencias de desarrollo y niveles de gobernación(3). A través de esta evolución, y a pesar de los obstáculos que se ha enfrentado, el PPP esta concretizándose de manera progresiva. Este proceso se ve con bastante claridad en el caso de Chiapas.

El PPP en Chiapas

En contraste con su posición histórica como el estado más marginado de la periferia de la República Mexicana, Chiapas se encuentra como “el centro ideal del Plan Puebla Panamá; la puerta a Centroamérica” (Banco Mundial 2003: 30), donde se concentra un “diversidad de recursos biológicos y agrícolas, gran abundancia de agua, importantes reservas de hidrocarburos, sitios históricos y ecológicos únicos, y abundantes recursos humanos (que) presentan oportunidades de inversión promisorias” (Presidencia de la República 2001: 183). También, Chiapas juega un papel clave en el PPP por el conflicto armado entre el estado Mexicano y el EZLN, que fue la inspiración originaria para el principal antecedente del PPP, el documento de Santiago Levy llamado “El Sur También Existe”(4). El documento empieza con la propuesta de que, si bien la entrada en vigor del TLCAN el 1 de enero 1994 fue una “prueba inequívoca de un México dispuesto a entrar de lleno a la modernidad” (Levy et al 2002: 1), el levantamiento en Chiapas mostró la necesidad de implementar un programa de megaproyectos infraestructurales en la región para que los inversionistas puedan aprovechar plenamente “la riqueza del sureste en materia de recursos naturales susceptibles de impulsar un desarrollo agropecuario, forestal, turístico y manufacturero” (Levy et al 2002: 39). La implicación es que la dominación del espacio del sureste por el gran capital acabaría con el zapatismo y la resistencia popular.

El PPP no ha logrado ni la plena dominación de Chiapas ni el sureste por el capital, ni la erradicación del EZLN y la resistencia. Sin embargo, durante el sexenio de Fox como Presidente de México y Pablo Salazar como Gobernador del Estado (2000-2006), hubieron importantes avances en la concretización del PPP en Chiapas. En infraestructura, los hechos incluyeron la terminación de la Autopista Tuxtla-San Cristóbal y la Autopista Ocozocoautla-Las Choapas (Veracruz), la modernización de la Autopista Arriaga-Tapachula y el Puerto Chiapas (antes Puerto Madero), la construcción del Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo, la integración eléctrica de México con Guatemala, y la construcción de una línea de fibra-óptica entre Tuxtla y Ciudad Hidalgo. También hubo una expansión de monocultivos de palma africana y eucalipto, un incremento en apoyos para proyectos “eco turísticos”, y el lanzamiento y fracaso de una maquiladora en San Cristóbal de la Casas.

En 2006, Juan Sabines Guerrero ganó la elección para Gobernador de Chiapas, como representante del PRD, supuestamente el partido de la izquierda en México. Pero el PPP, lejos de ser abandonado en Chiapas, ha entrado en una nueva y más intensiva fase de su concretización, con más megaproyectos infraestructurales, el desarrollo de “corredores económicos” de turismo, logísticas, y agroindustria, y el lanzamiento de las “ciudades rurales”. Para comprender esta aparente contradicción, hay que entender la manera y el contexto en que Sabines llegó a poder.

Roberto Albores y la Declaración de Comitán

Una semana antes de estar declarado como candidato del PRD al gobierno de Chiapas, Juan Sabines Guerrero era una figura clave en la estructura estatal del PRI. Unos meses anteriores, había abandonado su cargo como Presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez, representando al PRI, para tomar la candidatura de dicho partido a Gobernador de Chiapas. Sus rivales para la candidatura incluían a José Antonio Aguilar Bodegas y Roberto Albores Guillen, gran ganadero de Comitán y ex-gobernador de Chiapas entre 1998 y 2000, conocido por su apoyo a grupos paramilitares y el desmantelamiento violento de varios municipios autónomos zapatistas (La Jornada 06/06/05)(5).

Cuando Aguilar Bodegas ganó la candidatura en circunstancias controversiales (La Jornada 07/04/06), Albores y Sabines hicieron un pacto en el que Albores prometió el apoyo total de su mecanismo político para la candidatura de Sabines a Gobernador del Estado, ahora como representante del PRD(6). En cambio, Sabines tuvo que firmar un documento ante notario público, en el que se comprometió con la implementación de un plan de desarrollo hecho por Albores y sus asesores (La Jornada 09/06/06, 06/12/06).

Este plan de desarrollo, llamado “Declaración de Comitán”, es todo un “mini-PPP para el estado de Chiapas”(7). La Declaración anuncia que “Chiapas busca adentrarse al futuro con grandes y legítimas ambiciones de progreso. La entidad cuenta con todo para su transformación estructural y también para exigir las grandes obras que esta transformación demanda.” Su primera prioridad es “Infraestructura para prosperar”, incluyendo la construcción de las nuevos autopistas San Cristóbal-Palenque, Tapachula-Talismán/Ciudad Hidalgo, y Arriaga-Ocozocoautla, la pavimentación de 2000km de caminos rurales, y la “reactivación” de los aeropuertos del estado. La Declaración también incluye plantaciones forestales, “una extensa zona de plantaciones agrícolas tropicales para la exportación”, la construcción de “un nuevo Cancún en el norte de Chiapas”, y la promoción de maquiladoras con la creación de “zonas francas, exentas de impuestos; proveyéndolas de sistemas de comunicaciones, energía y agua” (Albores 2006)

Sabines firmó la Declaración de Comitán en Junio 2006, y Albores cumplió con su palabra, visitando más municipios y haciendo más actos públicos que el mismo Sabines en apoyo a su campaña electoral. Una vez en el poder, Sabines empezó a pagar las facturas a Albores, incorporando las recomendaciones de la Declaración de Comitán como la base de su plan oficial de desarrollo, “Chiapas Solidario”, y dando una plaza en su gabinete a Roberto Albores Gleason, el hijo de Albores, como Secretario de Fomento Económico (La Jornada 06/12/06). Albores Gleason inmediatamente empezó a tomar el liderazgo en la implementación del proyecto de su padre. En junio de 2007, por ejemplo, lanzó “en representación del gobernador Juan Sabines Guerrero”, el Plan Estratégico para la Atracción de Inversiones en Chiapas. Albores Gleason presentó el Plan junto con Eduardo Sojo, actual Secretario de Economía federal, y miembro clave en la Oficina de la Presidencia de Vicente Fox durante la gestión y lanzamiento del PPP en 2001(8). En un discurso sumamente parecido al del PPP, Sojo y Albores Gleason explicaron que:

(El Plan Estratégico consiste en) “hacer de Chiapas un estado más competitivo para atraer inversión extranjera y nacional- La entidad cuenta con recursos naturales sustentables que garantizan seguridad al inversionista; además que la ubicación estratégica convierte a Chiapas en la mejor opción logística con el centro y sureste de México, el noroeste de Norteamérica, Asia, Centro y Sudamérica”(9)

En octubre de 2007, Sabines dio un paso más en el cumplimiento de su compromiso con Albores Guillen, reformando la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado para dividir la Secretaria de Fomento Económico en dos nuevas secretarias, la Secretaria de Economía, y la Secretaria de Turismo y Proyectos Estratégicos” (STPE). Con esta división, en que la STPE quedó con la mayoría del poder de la Secretaria de Fomento Económico, Sabines logró construir una nueva Secretaria específicamente dedicada a la implementación de la Declaración de Comitán, y dirigida por Roberto Albores Gleason(10). Utilizando casi las mismas palabras que aparecieron el la Declaración de Comitán, Albores Gleason explicó que el papel de la STPE es “la transformación radical de la estructura económica” de Chiapas, a través de “turismo- proyectos estratégicos, corredores económicos y la competitividad”, con lo que se busca “posicionar a Chiapas como un paraíso de oportunidades para la inversión”(11).

CONTINUARÁ…..

Notas:

  1. Otros proyectos parecidos incluyen la Integración de Infraestructura Regional de Sudamérica (IIRSA), el Programa de Transporte del África Sub-Sahariana, y la Red Asiática de Autopistas.
  2. Entrevistas realizadas en la Oficina del Plan Puebla Panamá, Secretaria de Relaciones Exteriores, Noviembre 2007
  3. El PPP también tiene el respaldo de otros poderosos organismos multilaterales. En 2006, el OCDE publicó un “Resumen de la Región Mesoamericana” que en sus propuestas coincide exactamente con la receta productiva del PPP de agroindustria, logísticas, y “manufacturera ligera”. En 2007, el PNUD, en cooperación con la Oficina del PPP, hizo un reporte llamado “Linimientos para un Agenda del Sursureste”, enfocado en los mismos proyectos identificados como el PPP.
  4. Levy tenía gran influencia en el gobierno de Zedillo, como Subsecretaria de Hacienda, y como uno de los ideólogos neoliberales más preparados y dogmáticos. El gobierno federal financió el equipo de transición, y fue Levy quien controló los fondos. Por esas razones llegó a tener mucha influencia en la transición entre Zedillo y Fox, lo que le dio la oportunidad de vender su idea sobre el desarrollo del sursureste. Después, como director del IMSS, Levy fue uno de los actores claves en el gobierno de Fox.
  5. Las Abejas, cuyos compañeros fueron masacrados en Acteal en 1997, expresaron su rechazo a la candidatura de Albores: “La mala hierba son las violaciones de los derechos humanos y la impunidad. Cuando no se corta de raíz vuelve a crecer. Ahora sabemos que Albores quiere volver a ser gobernador de Chiapas. Ya esta regresando a hacer su mala política… Con Albores los hermanos zapatistas de los municipios autónomos sufrieron los ataques y la persecución… La mala hierba no se ha arrancado y ahí esta Albores que quiere regresar ¿Después van a regresar también los paramilitares y los operativos policiaco-militares?” (La Jornada 25/07/04)
  6. Sabines ganó la candidatura del PRD a cambio de la promesa de ganar votos en Chiapas para Andrés Manuel Obrador en su campaña para ser Presidente de México. Este pacto justifica aun más el discurso manejado por el Subcomandante Marcos en contra de AMLO durante su campaña electoral, de que el PRD no constituye una alternativa al modelo neoliberal ni a la decadencia de la clase política
  7. Entrevista con Miguel Ángel García, Maderas del Pueblo, 05/04/08
  8. Entrevista con ex-funcionario del PPP (2001-2003), 22/11/07
  9. http://www.cocoso.chiapas.gob.mx/documento.php?id=20070628061541
  10. http://www.cocoso.chiapas.gob.mx/documento.php?id=20071123065330
  11. http://www.cocoso.chiapas.gob.mx/documento.php?id=2007122810470


Acciones

Information

One response

16 10 2008
marcela

Hola oye me parece muy interesante este tema, pero tengo una duda, yo tengo el artículo cuya cita es:
Dávila, E., G. Kessel y S. Levy. 2002. El sur también existe: un ensayo sobre el desarrollo regional de México. Economía Mexicana, XI, 205-260.
y tengo la duda si es el mismo al que te refieres a lo largo de tu escrito, te lo menciono porque si es el mismo sería conveniente cambiar la referencia para que la gente lo pueda buscar en la red si es que les interesa, y si te refieres a otro artículo, te solicitaría que me informaras para buscarlo, ya que el tema me interesa.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: