Nuevos movimientos sociales

7 04 2009

José Guadalupe Vargas Hernández

2006

publicado en cibersociedad.net

Introducción: Los nuevos movimientos sociales expresiones de la postmodernidad

Los Nuevos Movimientos Sociales son generalmente definidos como luchas centradas en los campos de la producción, los problemas de acceso al control de los medios de producción. Los Nuevos Movimientos Sociales son una forma colectiva de acción para contestar a los abusos del poder económico y político el cual involucra procesos de auto conciencia para crear identidades humanas y sociales libres de dominación del Estado y del Mercado. Investigación del procesamiento político de los nuevos movimientos sociales establece que los movimientos sociales siempre actúan y reaccionan en un amplio contexto.

Los Nuevos Movimientos Sociales son producidos por nuevas contradicciones entre los individuos y la sociedad o entre los individuos y el Estado. Los movimientos sociales son activos y constructivos al ser parte de las sociedades civiles modernas en tanto que empujan hacia nuevos valores, identidades y paradigmas culturales (Cohen and Arato, 1992). El denominador común de todos los nuevos movimientos sociales seria su diferenciación de las luchas de los trabajadores, consideradas como luchas de clases (Slater 1985:3; Laclau and Mouffe 1985:159).

Los Nuevos Movimientos Sociales son específicos de una sociedad post moderna en la cual la mayor parte de la fuerza de trabajo es calificada y de cuello blanco, a pesar de que los asuntos en los cuales los nuevos movimientos sociales se oponen están presentes en sociedades que no pueden todavía ser post modernas. Los Nuevos Movimientos Sociales se consideran como síntomas de, y como soluciones a, las contradicciones inherentes en sociedades post modernas y post industriales.

El acercamiento de los Nuevos Movimientos Sociales se conecta a la falla del sistema democrático en las sociedades post modernas para garantizar la libertad individual, la igualdad y la fraternidad. Los éxitos sin precedentes del EZLN como un nuevo movimiento social han sido atribuidos a su post modernidad. El EZLN como un nuevo movimiento social ha estado caracterizado como la primer “potmoderna” rebelión por las técnicas de comunicación sofisticadas empleadas. Un analista mexicano, Gustavo Esteva, cuestiono si era la última guerrilla de América Central o se ha iniciado la nueva era de la revolución postmoderna (Cockburn 1994:404).

Los debates actuales en las teorías de los movimientos sociales
Hay un debate sobre si los nuevos movimientos sociales son realmente nuevos o solamente nuevas versiones de viejos tipos (Calhoun, 1993; Knight, 1990). Existen movimientos sociales nuevos y viejos. El debate contemporáneo es sobre los movimientos sociales viejos y nuevos, entre los proponentes de los paradigmas de la movilización de los recursos y los orientados a la identidad. La distinción entre viejos y nuevos movimientos sociales es un debate tradicional dentro de la literatura de la teoría de los movimientos sociales. Los movimientos sociales no pueden definirse satisfactoriamente de acuerdo a su estructura o su ideología en la forma en que la investigación de los Nuevos Movimientos Sociales a tratado de hacerlo (Della Porta and Diani, 1999).

El debate europeo sobre los Nuevos movimientos Sociales se enfoca en por que surgen los movimientos basados no en las clases sociales. Los Nuevos Movimientos Sociales de la escuela europea de pensamiento identifican elementos de los movimientos contemporáneos como la centralidad de los recursos de información, la producción y circulación de signos como opuestos a los bienes materiales, la planetarizacion de movimientos, el énfasis en formas de acción colectiva como fines en y de si mismos mas que meramente los medios de un fin; y la auto percepción creciente de los individuos como miembros de la especie humana y preocupación con la sobre vivencia continuada de las especies en contextos de extrema interdependencia (Melucci,1989).

Determinar cuales nuevos movimientos sociales son genuinamente sociales mas que políticos y nuevos mas que viejos es problemático (Cohen, 1985). Fuentes and Frank (1989) argumentan que los muchos movimientos sociales en el Occidente, Sur y Oriente son ahora comúnmente llamados “nuevos” con algunas excepciones, las nuevas formas de movimientos sociales los cuales han existido a través de las edades. Los Nuevos movimientos Sociales en el Oeste, Sur y Este son con pocas excepciones nuevas formas de movimientos sociales los cuales han existido a través de los tiempos. (Frank and Fuentes, 1989:179-180). Los Nuevos Movimientos Sociales llevan consigo el proyecto de los viejos movimientos sociales y abren la esfera política, articulan demandas populares y politizan asuntos previamente confinados al campo privado (Scott, 1991).

Algunos movimientos están centrados en grupos minoritarios los cuales representan la fortaleza del movimiento con la inserción y reafirmaron de la identidad o los antecedentes culturales y la identidad (Higley & Gunther, 1992). Estos movimientos ponen en la movilización de los movimientos nacionales como opuestos a la alternativa estatista de alguna historicidad y permanencia que los Nuevos Movimientos Sociales y otros movimientos no pueden tener (Hechter & Friedman 1984).

Los nuevos Movimientos Sociales se relacionan con la construcción de nuevas identidades políticas sociales y económicas, las cuales entran en conflicto con las normas existentes y valores, algunos de los cuales son negados por el Estado o por el mercado. Ya sea que los nuevo movimientos sociales construyen nuevas identidades enraizadas en el pasado, es un dilema que surge con respecto a los movimientos indígenas que miran a los tiempos pre coloniales para proponer una nueva forma de comunidad. Los Nuevos Movimientos Sociales se definen como no institucionales y no convencionales.

Una tipología de los nuevos movimientos sociales de acuerdo a Etienne (1985:127-145) es:

“Movimientos territoriales” en los cuales los residentes de las vecindades populares negocian con autoridades para controlar un área de tierra.

Movimientos orientados por asuntos alrededor de demandas por los servicios públicos (agua potable, movimientos para usar sistemas de comidas alternativas que responden a la inseguridad alimentaría, transportación, poder eléctrico, desechos sanitarios, etc. Un nuevo movimiento social en Soweto, Johannesburg, determina como componentes 1kwh y 50 litros de agua por persona/día como un ingreso básico.

En los movimientos sectoriales o coyunturales los grupos de ciudades perdidas organizados por territorios apoyan luchas basadas en clases sociales de los maestros, los trabajadores municipales, vendedores de la calle y trabajadores de transporte público. Las revueltas urbanas son tales como las riñas por pan y otras respuestas espontáneas a las crisis, y la multi clases movimientos regionales y nacionalistas.

Evers (1985:43) lista los nuevos movimientos sociales que incluyen grupos de invasores, consejos de vecinos, comunidades eclesiales de base (CEBs) apoyados por la iglesia, asociaciones indígenas, organizaciones de mujeres, comités de derechos humanos, grupos de jóvenes, actividades artísticas y culturales populares, grupos de alfabetización, coaliciones para la defensa de las tradiciones regionales, los grupos ambientalistas, grupos de autoayuda entre desempleados y gente pobre, asociaciones de trabajadores organizados independientemente e incluso en oposición a las estructuras tradicionales de los sindicatos. Los Nuevos Movimientos Sociales son los contemporáneos verdes, de mujeres y otros movimientos de identidad del Norte.

La estructura organizacional de los nuevos movimientos sociales es plana y puede que no sea consistente, enraizada en un conjunto de valores y creencias compartidas de los participantes con poca influencia en la toma de decisiones pero carecen de objetivos políticos claros y una base estructural social coherente. El debate sobre el uso propio de diferentes formas de comunicación ha emergido de la interfase entre los nuevos movimientos y las viejas formas de lucha.


Teoría de los Nuevos Movimientos Sociales

En la literatura europea sobre los movimientos sociales se ha desarrollado la teoría de los nuevos movimientos sociales enfocándose en el origen de los movimientos, los motivos por los que los movimientos sociales surgen, y como la creación de las nuevas identidades reta el orden social y político.

La investigación en movimientos sociales desde los sesentas ha estudiado los nuevos movimientos sociales y sus razones de existencia, en oposición a la previa teoría marxista de lucha de clases. El enfoque europeo se ha centrado en los Nuevos Movimientos Sociales y en el por que de los movimientos sociales. La mayoría de las Organizaciones Voluntarias de Paz (OVPs) han ganado terreno desde que en los sesentas como una de los llamados nuevos Movimientos Sociales.

Los Nuevos Movimiento Sociales y los acercamientos de Nuevos Valores analizan los movimientos de los setentas y ochentas, ecológicos, anti nucleares, feministas y otros. A través de los setentas y 1980s la investigación empírica fue conducida en las motivaciones detrás de aquellos que reclutan para los movimientos. Los nuevos movimientos campesinos en los noventas, tales como Vía Campesina están en contra de las multinacionales de semillas y la bio piratería.

Las teorías de la movilización de recursos y los Nuevos Movimientos Sociales fallan en dar una explicación del surgimiento de los movimientos ideológicos contemporáneos por la negación del Estado como el catalizador de las movilizaciones de oposición. Atributos combinados de las dos teorías llenan el hueco entre el descontento y protesta movilizada y el marco de regencia de soporte de la acción colectiva (Gamson 1995; 85).

La teoría de los Nuevos Movimientos Sociales enfatiza los modelos contra culturales que niegan el rol del Estado. El rol del Estado dicta los términos de involucramiento y acciones de los movimientos. Para prevenir el Estado de la reestructuración del movimiento previas victorias es por la consolidación de sus ganancias dentro de la estructura que niega el rol del Estado en los procesos de toma de decisiones y excluyen al Estado de los demás medios de participación en la periferia (Bugajski 1994).

Las teorías de los Nuevos Movimientos sociales explican las conductas colectivas contemporáneas religiosas y menos organizadas en las sociedades occidentales. El concepto de identidad colectiva ha sido estudiado en la teoría de los movimientos sociales (Morris and Mueller, 1992; Laraña, Johnson and Gusfield, 1994; Melucci, 1989; 1996). La noción de identidad subraya la teoría de los Nuevos Movimientos Sociales. Los nuevos movimientos sociales o paradigmas de identidad pueden ser estudiados como:

1. Cambio económico, político y cultural

2. Actores de nuevos movimientos sociales, valores y objetivos, formas de organización y acción

3. Alain Touraine y la sociología de la acción
4. Alberto Melucci y la identidad colectiva.


a. Los nuevos movimientos sociales como agentes de cambio

El movimiento social es la forma de adaptación y acomodación de la sociedad como una reacción a los cambios, de una sociedad sin contradicciones agudas. Los nuevos movimientos sociales tienen algún potencial logro, tales como la transformación de la conciencia de los participantes, que llegan a asimilar el poder y ganar confianza personal, la habilidad para extraer concesiones gubernamentales concretas para los activistas de los movimientos y sus adherentes y juegan un rol clave en el proceso de cambio de cultura política y democratización.

Marx concibió los movimientos sociales como los signos de esperanza del cambio social. Todo el cambio social tiende a ser dialéctico, un movimiento de un solo sentido usualmente produce tendencias opositoras (Giddens (1994: 122). El movimiento construido provee una alternativa de una comunidad marginalizada contra la nación que actúa como un agente social de cambio. Los movimientos desarrollan identidades colectivas como parte de sus actividades originales, una compleja definición de procesos como grupos retadores y a través de apostar al conflicto para traer el cambio social. El Nuevo Movimiento Social reconoce el conflicto como una contradicción social y acepta también la ausencia del conflicto mientras nuevos valores enfatizan la ausencia de conflicto pero reconocen la posibilidad del conflicto. Las tácticas de movimientos contribuyen al éxito o fracaso de los movimientos de protesta, su impacto en el cambio social y el futuro del activismo. Una eventual desintegración es esencial a la habilidad de los movimientos para actuar como un agente social de cambio.

La teoría de la conducta colectiva fue la primera en considerar la conducta relacionada con el cambio en los movimientos sociales, no como reacciones, tratando con dinámicas inesperadas. El acercamiento de movilización de recursos explica las causas de la emergencia de movimientos sociales en un intento por renovar el orden social y una reacción de la sociedad a los nuevos cambios. El acercamiento no explica los contenidos de los procesos constantes de pequeños cambios sociales que en desarrollo se consideran normales. Tilly, Zald, Ash, and Kitschelt (1986) están entre los exponentes.

El proceso político o modelo de estructuras de oportunidades políticas (EOPs) al análisis de los movimientos sociales explora la relación entre cambios en el poder político y la actividad del movimiento social y refleja en prospectos de una creciente violencia, el movimiento de la sociedad transnacional (Tarrow, 1994). El movimiento busca cambio utilizando las estructuras de oportunidad política (EOPs) otorgada por el Estado (Johnston et al. 1988a: 2). Los movimientos se forman como una respuesta a los nuevos cambios estructurales que se relacionan con cambos a corto plazo en las estructuras de oportunidad política (Tarrow 1993: 71). El movimiento esta estructurado desde arriba y expresa un cambio en la forma en la cual las identidades colectivas, las orientaciones normativas y las metas comunes se definen (Armony, 2003).

Como parte de este proceso, los cambios ocurren también en la interacción y relaciones de poder entre los movimientos y el Estado y entre los movimientos y las organizaciones internacionales. Los movimientos son agentes del cambio social, pero ambos, Estado y movimiento pueden apoyar la violencia en el logro del cambio social. La movilización de movimientos sociales contra el Estado tiene un repertorio de opciones más estratégicas que afectan el cambio político revolucionario que la formalización del partido político dentro del Estado (Maguire, 1995). Los movimientos sociales afectan el cambio a través de la influencia en las organizaciones e instituciones existentes de intermediación política, particularmente partidos políticos. La relación entre los partidos políticos y los movimientos sociales puede guiar el cambio político a través de mecanismos que permite a los movimientos crear estrategias y recursos discursivos. Los movimientos sociales demandan cambio estructural para recrear la política, para llenar el vacío creado por partidos políticos débiles.

Los movimientos sociales reflejan el cambio social discontinuo en periodos de crisis cultural e ideológica. Los movimientos se forman como una respuesta a los nuevos cambios estructurales que se relacionan con cambos a corto plazo en las estructuras de oportunidad política (Tarrow 1993: 71). Los individuos llegan a estar activos en los movimientos sociales de apoyo por razones diferentes, como el deseo de conseguir cambios políticos y sociales en gran escala. La acción colectiva y social de los movimientos contribuye al cambio social que responde a la necesidad de los individuos de dar a conocer sus preocupaciones y quejas. Si el movimiento toma el papel de agente dinámico de cambio social empleando la ideología como un derecho inviable, puede ser excluido.

El nuevo movimiento social defiende las posiciones de la comunidad dentro de un sistema político ethno nacionalmente designado, y su garantía social de continuidad en la cara de cambios sociológicos rápidos (Hobsbawm (1993: 173). El nacionalismo en los movimientos no entrega una teoría de cambio social o político. Debido a la flexibilidad, hay una ventaja en mantenerla como una doctrina efectiva de cambio social (Bugajski 1994: 102-105; Ferrero 1995; Gellner 1983: 1-19; Ramet 1995: 112).

La naturaleza de la actividad del movimiento es determinada por los cambios sobresalientes en la oportunidad política. Cuando la organización de la sociedad civil responde a la apertura política, cambios importantes pueden hacerse en el sistema político (Beer,1997). Los movimientos sociales casi siempre existen porque la sociedad civil esta en un estado de cambio mientras que las estructuras sociales tienden a estabilizarse. Las tendencias recientes en gran escala de los movimientos sociales presentan una amenaza, a pesar de que los movimientos en gran escala pueden no representar peligros para los sistemas sociales corrientes más que los movimientos reformistas mas grandes que se dirigen a lograr cambios particulares.

El movimiento de ecología, por ejemplo, debe ajustarse a los cambios necesarios para traer a la sociedad a balance con la naturaleza y no solamente para preservar y proteger áreas naturales irremplazables. Los movimientos de la principal corriente ambientalista tiene cuidado de las interrelaciones entre los problemas ambientales y las preocupaciones sociales. El movimiento de conservación ambiental ha sido enfocado en el combate de fuegos pero no pueden lograr cambios en gran escala por si mismo. Los movimientos de reciclaje se enfoca en la administraron de los desechos bajo parámetros corrientemente determinados por las decisiones externas pero es en la transición a los nuevos movimientos de reciclaje que incluyen asuntos que son paralelos a los movimientos de sustentabilidad comunitaria.

Cada desarrollo en la naturaleza de la formación del régimen trae consigo un correspondiente cambio estructural en la organización del movimiento (Tarrow 1995: 62). La diversificación y receptividad del cambio de los movimientos sociales determina su sobre vivencia de los ataques del Estado. A pesar de que los ciclos de protesta y sus implicaciones para el cambio no coinciden con los ciclos económicos de alguna manera, los movimientos de protesta aparecen como amalgamientos en periodos identificables y están asociados con una política de innovación sustancial durante tales periodos (Tarrow, 1986). El desarrollo de ciclos de la formación del Estado y las relaciones del movimiento combinan experiencias de contribuciones compartidas de ciclos pasados que forman la base para el nuevo activismo (Maguire 1990).

Los movimientos sociales son la fuente de las innovaciones sociales en la producción social, la reorganización de las instituciones sociales de la producción del conocimiento y los transportadores sociales para los nuevos puntos de vista del mundo o concepciones del hombre y la naturaleza. El Estado puede manejar el ciclo para mantener la comunidad relevante en tiempos de cambio. Los cambios en el gobierno provocan reajustes dentro de los nuevos movimientos sociales los cuales quedan atrapados en la agenda del poder del Estado.

La creciente expansión de los movimientos sociales es el resultado en el cambio de las transformaciones de niveles micro a macro (Fals Borda, 1992). Los movimientos populares son exitosos cuando se asocian con el liderazgo de las elites en crear cambio institucional con una estructura de oportunidad política favorable que no siempre es eficiente para el éxito del movimiento. Usando la metáfora de los movimientos sociales para describir el cambio institucional, Hensmans (2003) estudia a titulares y retadores como potencialmente antagónicas organizaciones de movimientos sociales (OMSs) que luchan por homogeneizar a los emprendedores en los diversos campos. La metáfora de las organizaciones de movimientos sociales (OMSs) tiene sentido en procesos de multniveles y co – evolucionarios.

La internacionalización de las redes de los movimientos y la solidaridad transfronteriza son medios para negociar cambios locales con el Estado para asegurar los beneficios. Hay nuevos movimientos sociales que forman redes globales de resistencia contra el orden global neoliberal a través de canales electrónicos (Castells, 1997:68). El Segundo Encuentro Intercontinental por la Humanidad y en Contra del neoliberalismo concentro a más de 40 mil activistas de base de diversos nuevos movimientos sociales de alrededor del mundo. Por ejemplo, ambos, movimientos ambientales y de paz tienen oportunidades de valor agregado e intereses en las redes interconectadas de organizaciones de cambio social.

b. Actores de nuevos movimientos sociales, valores y objetivos, formas de organización y acción
Los nuevos movimientos sociales son un grupo heterogéneo de personas que consiste de varios diferentes actores organizado en estructuras internas y dinámicas que pelean por un propósito común y que se administran para funcionar como grupos homogéneos. Los movimientos sociales son redes de interacción entre los oferentes actores, los cuales pueden incluir organizaciones formales o no, pero los movimientos sociales no son organizaciones.

Los movimientos sociales fueron estudiados como reacciones no como actores con sus propias metas. La primera teoría de los movimientos, la teoría del quiebre se enfoco en las quejas y en la reacción irracional de los actores como causas de los movimientos.

En oposición a la teoría Marxista la cual considera a todos los movimientos sociales como actores homogéneos estratégicos en la lucha de clases por los conflictos económicos, emergió en los sesentas en la perspectiva europea de los nuevos movimientos sociales que buscan diferentes causas. Las teorías de la movilización de recursos y los Nuevos Movimientos Sociales tienen en común el reconocimiento de la significación de la relación entre el actor social y los sistemas sociales (Melucci,1992: 240), los cuales emergen del activismo de los movimientos en las sociedades post industriales (Melucci, 1996: 16).

La investigación en los movimientos sociales puede ser vista como una forma de investigar la movilización de los recursos considerando que los movimientos sociales no son esencialmente diferentes de los actores políticos convencionales pero tienen un conjunto diferente de estrategias. El modelo de movilización de recursos de los movimientos sociales puede ser aplicado para entender a emergencia de actores transnacionales enfocándose al estado nación y a las instituciones internacionales.

La teoría de los procesos políticos considera a los movimientos sociales como actores racionales también, enfatizando la relación de los movimientos sociales con sus medios ambientes políticos e institucionales. Los movimientos sociales son actores conscientes que toman decisiones racionales. Los movimientos sociales son actores racionales que movilizan recursos en formas específicas para alcanzar sus metas. Las diferencias entre los movimientos sociales y otros actores son estructurales.

Alain Touraine argumenta que los movimientos sociales son actores centrales en la formación de las sociedades. La dinámica de los movimientos sociales se define como actores opuestos entre si por relaciones de dominación y conflicto, que tienen las mismas orientaciones culturales y tienen la misma contención para la administración social de su cultura y de las actividades que produce (Touraine 1988: 9). El activismo de movimiento es exitoso cuando es guiado por los actores que poseen recursos organizacionales e institucionales (Tarrow. 1993. p76).

Los movimientos sociales orientados por los valores defienden nuevos valores. Los Nuevos Movimientos Sociales y los acercamientos de nuevos valores toman en consideración la transición de la sociedad industrial a la sociedad post industrial y el momento de estabilidad. Una de estas distinciones es que el viejo movimiento social existe en las sociedades industriales que tienen viejos valores y nuevos movimientos sociales existe en sociedades post industriales que tienen nuevos valores.

Los acercamientos de los Nuevos Movimientos Sociales son apoyados por Habermas (1981), Offe (1985) y otros. Offe argumenta que los movimientos desarrollan una crítica meta política fundamental del orden social y de la democracia representativa en el nombre de la democracia radical, listando las características de los Nuevos Movimientos Sociales

* Critica hacia la ideología del modernismo y progreso

* Estructuras organizacionales descentralizadas y participatorias
* Solidaridad interpersonal vs burocracia tradicional

* Luchando por el espacio autónomo contra la ventaja material

* Organización abierta y fluida
* Participación inclusive y no ideológica

* Lo “Social” mas importante que lo económico

Los nuevos post materialistas valores según Inglehart se reflejan en la autorrealización, alta estética y necesidades creativas, en las cuales son esenciales las contradicciones contra el Estado identificadas por Habermas (1981).

Como los movimientos sociales nacionales, los transnacionales incorporan una amplia gama de actores políticos que incluyen individuos, grupos de iglesia, asociaciones profesionales y otros grupos sociales. Los movimientos se distinguen por los actores y recursos que movilizan y en cierto grado con los cuales tienen comunicación, consultas, coordinación y cooperación en la arena internacional (Smith 1997, in Cohen and Rai 2000, p.8)

Un movimiento SOCIAL tiene un sentido de acción colectiva que interactúa con y moviliza otros actores por propósitos políticos. Los actores en los movimientos tienen aspiraciones y participan en acción colectiva para generar energía social. Los actores de los movimientos sociales actúan simultáneamente en múltiples niveles en donde existen algunos movimientos que se entrelazan tales como los movimientos de los campesinos. Las materias y actividades de los participantes en el nuevo movimiento social son diferentes de los actores de tradición política y pueden desenvolverse dondequiera en la sociedad civil y se enfoca más en el consumo que en la producción. Los Nuevos Movimientos Sociales trascendieron los conflictos tradicionales de la producción y difieren de los grupos de intereses tradicionales y de las organizaciones basadas en las clases.

Los Nuevos Movimientos Sociales son importantes actores en la consolidación de las instituciones democráticas. Los Nuevos Movimientos Sociales se involucran en nuevas sinergias de desarrollo y democracia deliberativa ligando los actores de base, los agentes del Estado y las Organizaciones No Gubernamentales transnacionales. Solamente redes sumergidas y fragmentadas localmente y raramente los cuales representan un reto para la democracia, se convierte en movimientos sociales visibles y actores políticamente coherentes. La tolerancia pluralista de los nuevos movimientos sociales conduce a los procesos de la transición democrática a través de la creación de un nuevo tipo de democracia que es directa y participativa.

La autonomía es política post jerárquica (Boyne 1990) es una refutación a la hegemonía que ponen resistencia a la imposición de formas racionales orientadas a las metas por los actores. Los nuevos movimientos populares urbanos abogan por favores tanto como demandan sus derechos (Ramírez Saiz, 1990: 235), a pesar de que algunas veces resisten diferentes formas de control social. Muchos nuevos movimientos sociales son incapaces de moverse de las tácticas confrontacionales a las estrategias de negociación y comprometerse con los actores políticos y sociales, porque carecen de un programa y solamente permanecen como un movimiento de protesta (Scott, 1987). Sin embargo, los actores colectivos se dispersan, fragmentan y atomizan en redes las cuales rápidamente desaparecen de la relevancia política en sectas, círculos de apoyo emocional y grupos de terapia (1989: 71-2).

Los Nuevos actores sociales tales como las mujeres, maestros, estudiantes, grupos étnicos, movimientos ambientales, aparecieron además los movimientos laborales y de campesinos existente, los cuales fueron reprimidos o eliminados por el Estado. En el periodo contemporáneo, Calderón, Piscitelli, and Reyna (1992:19) acertaron que algo diferente se desenvuelve, la multiplicidad de actores, temas, conflictos y orientaciones es extenuante y que las preguntas hechas por estos nuevos actores tienen poco que hacer con aquellas que se observaron hace un cuarto de siglo.

Ejemplos de la multiplicidad de los nuevos actores socioculturales que ahora produce nuestra sociedad incluyen mexicanos luchando por la democratización de los territorios urbanos micro locales. Los movimientos sociales dirigen su atención a lo básico, derechos, justicia y democracia. Los movimientos de derechos humanos son expresiones de la emergencia de los nuevos actores. El movimiento de los Derechos Humanos puede ser analizado en términos de las instituciones internacionales y organizaciones para la exclusión de los actores de base.

c. La sociología de la acción de Alain Touraine

La acción de los movimientos sociales crea espacios nuevos y significativos que sobresalen independientemente del Estado. Los movimientos sociales significan acciones colectivas con propósito (Castells 1996: 3) que emerge en la noción central de actividades que tienen sentido en una sociedad, tales como la función emprendedora (Hensmans, 2003; Touraine 1988).

La acción colectiva y social de los movimientos contribuye al cambio social que responde a la necesidad de los individuos de dar a conocer sus preocupaciones y quejas. Los movimientos sociales y políticos autónomos pueden promover e incrementar el capital social a través de la acción colectiva sostenida. La acción colectiva de los movimientos involucra asuntos de normas sociales e identidad y negociaciones y cálculos menos estratégicas, y la lucha tiene lugar e el campo de la sociedad civil más que en el campo de la política.

La teoría del movimiento social puede explicar las diferentes dimensiones de la distribución de la protesta social relacionadas a las nociones de política económica justa y oportunidades políticas donde la frecuencia de la protesta y su intensidad están relacionadas a la capacidad organizacional de los grupos quienes tienen la acción. Los académicos de los movimientos sociales han tomado desde hace mucho tiempo por dado en adscribir efectos discretos y generales de las acciones de los movimientos sociales.

El acercamiento del análisis de acción identidad y los movimientos políticos del final de los sesentas y 1970s: la movilización antinuclear, los levantamientos estudiantiles y as protestas urbanas. La literatura de los movimientos sociales se ha enfocado en las causas de la acción colectiva más que en el impacto de los movimientos sociales y las organizaciones autónomas en un sistema político amplio. En los ochentas, la acción colectiva se baso en áreas del movimiento. La investigación de la movilización de recursos es criticada por descuidar las fuentes estructurales del conflicto para crear movimientos sociales y sobre enfatizar la racionalidad de la acción colectiva cuando muchos de las elecciones racionales no son muy racionales. Los Nuevos Movimientos sociales están incorporando nuevas formas de acción directa de protesta tales como los movimientos ambientalistas los cuales emergieron en los ochentas.

El enfoque de acción identidad considera las diferencias entre las clases de las sociedades industriales y post industriales, que permanecen como clases con intereses materiales. Los movimientos sociales bajo la teoría de acción identidad son normales como la expresión de diferentes intereses de clases que finalizan en contradicciones agudas. La construcción de la identidad se explica por al análisis del marco de referencia (Goffman’s, 1974), el cual involucra la imputación de la identidad compartida y los motivos que sirven como ímpetus para la acción colectiva.

La acción de los movimientos sociales crea espacios nuevos y significativos que sobresalen independientemente del Estado. El movimiento social es un ejemplo de la democracia y pluralismo dentro de la expresión de descontento a través de la acción. (Rosenthal and Schwartz, 1990). Los movimientos sociales se organizan para ser capaces de levantar a sus participantes alrededor de los conflictos y acciones de protesta. Los viejos movimientos sociales tienen como su principal elemento que sus acciones son contra el Estado, contra el aparato. Movimientos sociales pasados pueden guiar expectativas y demandas futuras que requieren coordinación de actividades y acción colectiva.

La problemática de los movimientos sociales se enfoca en la acción política que persigue intereses individuales, colectivos, sociales, rasgos y trata otras formas de actividad como irrelevantes a priori (Cox, 1999). Las acciones de los movimientos sociales pueden ser de ruptura o moderadas. La causa de conflicto entre el Estado y los movimientos dentro del ciclo de acción-reacción-acción que a identidad enmarca son refinados. La relación dinámica entre el Estado y el desarrollo de los movimientos se basa en el repertorio de acciones de protesta en el ciclo de acción -reacción y acción. Este ciclo de acciones entre el Estado y los movimientos se determina con las estructuras de oportunidad política. (Kriesi 1989; Klandermans 1990; McCarthy & Wolfson 1992)

Los movimientos sociales son acciones colectivas que se enfocan en algún tipo de conflicto, usando formas de protesta publica para lograr objetivos. Las organizaciones dentro de un movimiento son capaces de coordinar sus acciones y campañas dentro del movimiento para conseguir una ampliación de la protesta.

Los movimientos sociales tienen periodos intensos de acción y entre estos periodos más largos de quietud (Della Porta and Diani, 1999). Una relación dinámica define los movimientos de acuerdo a un marco de acción que se ubica dentro de una perpetuidad cíclica de la identidad movilizada de cada uno de los otros (Brubaker 1996: 20-21). La elite del Estado debe minimizar la oportunidad para la acción de los movimientos para desarrollar sin mucho riesgo a su propio distrito de votación (Mitchell, 1991). Los movimientos pueden dictar el ritmo de la reforma del Estado alineando y diversificando los ataques al Estado y remedando sus acciones.

La violencia, ruptura, convención, entre otras acciones de protesta de los movimientos sociales activamente responden a una mayor maleabilidad siempre atentos a los cambios engendrados por el Estado dentro del ciclo perpetuo de reforma, protesta y reforma (Wilkinson 1977, Wilkinson and Stewart1987; Tomlinson 1980; della Porta & Tarrow 1986; Wasmund 1986; della Porta 1992).Los movimientos se desarrollan dentro de un ciclo de reforma, protesta y reforma en donde la habilidad de movimiento es dictar el ritmo de acción, reacción, acción. Los movimientos emergen de los ciclos de acción reforma acción mas invadidos dentro de la sociedad (Tarrow 1996, Maguire 1996).

La naturaleza de la violencia política usada por los movimientos y los niveles de uso de la fuerza el Estado debe utilizar como medio para asegurar la estabilidad social (della Porta 1995, 1996) puede originar la falla de las acciones del movimiento. La identidad del movimiento dentro de los procesos de acción colectiva por si misma puede ser codificada por una crisis instigada por el Estado.

Los teóricos de los Nuevos Movimientos (Touraine, 1971) ignoran la influencia de los regimenes centralistas en la movilización de los movimientos periféricos. Los movimientos necesitan expandir sus propias estrategias de acción para “mimic” remedar las diversas estrategias de centralización y en la toma de instituciones (Tarrow 1983; Snow & Benford 1988). Tilly (1978: 156). Hay algunas características del medio ambiente político que influencia el crecimiento de movimientos sociales con menos acción institucionalizada (Della Porta and Diani 1999, p. 9).

La relación dinámica entre el centro del Estado y el desarrollo de la periferia provee un ambiente político para exclusiones y da forma a la naturaleza del activismo del movimiento. El centro y la periferia dan forma a todos los métodos futuros de movilización y acción colectiva del movimiento. El Estado puede proveer un marco para la movilización del descontento popular y la acción de movimiento que surge de el. El Estado se resiste a proveer la estructura de oportunidad política para estos movimientos que emergen y amplían su influencia a través del resto de la sociedad.

La acción social dentro del ciclo de protesta, la percepción de elección e influencia en el corrimiento del movimiento puede ser controlada. Las actividades de los movimientos tienen en común la acción colectiva, la cual emerge cuando las redes de movimientos producen y sus ínter activistas tienden a emerger de la re estructuración de la protesta (Melucci 1989; Maguire 1995, 1996).

Los teóricos de los Nuevos Movimientos Sociales están preocupados con el enfoque expresivo en las formas de acción como un acercamiento que enfatiza las necesidades expresivas y los elementos simbólicos de las disparatadas áreas de la vida social y política. Las acciones colectivas de resistencia están conectadas para ganar involucramiento emocional que motive al grupo. Los nuevos movimientos sociales están inclinados hacia las preocupaciones afectivas, relaciones expresivas, grupos de orientación y organización horizontal. Algunos elementos de los Nuevos Movimientos Sociales no son necesariamente nuevos.

La relación de poder para el movimiento no es existente antes del momento de acción (Havel 1985). Las culturas políticas y la acción colectiva están moldeadas por las limitaciones puestas en los movimientos por el Estado (Tarrow 1986: 176).

El esencialismo en ambientalismo ofrece una alternativa de política racial y de genero y un concepto para teorizar directamente el uso del análisis cultural ambiental y la acción de los movimientos sociales (Sturgeon,1997). Los movimientos están formados alrededor de marcos de referencias culturales y sociales los cuales pueden proveer claves y códigos interpretados por los marginados para continuar los viejos agravios en las nuevas formas de la acción colectiva (Mayer 1996: 261-262). Este culturalista acercamiento a los movimientos contemporáneos permanece bloqueado por una priorizacion del instrumental de acción política.

Los movimientos re emergen como vehículos de movilización política, cambio y acción colectiva en la penumbra del Estado nacional que los movimientos nacionales desarrollan en sus características de modulares de formas de acción colectiva. El movimiento nacional significa la lucha y eventual logro del Estado nacional (Ercegovac, 1999). Tarrow (1993: 85). La esencia de un movimiento y la naturaleza de la acción colectiva están determinadas por el rol de represión (Tilly 1997: 101). La represión y centralización de los movimientos por parte del Estado, puede radicalizar la acción colectiva, dando lugar a la organización de la oposición en colocar al movimiento en la posición como una alternativa a la posición ideológica del Estado (Tarrow 1995: 92-93; Deutsch 1969; Ferrarotti 1978; della Porta 1983, 1996).

Los movimientos toman la acción colectiva a través de la absorción del repertorio étnico nacionalista en un repertorio de protesta más amplio. Los movimientos locales sociales y ambientales y las Organizaciones No Gubernamentales tienen sus raíces en las comunidades locales para movilizar a las gentes contra las acciones y desarrollos que amenazan su entorno. Los analistas de los movimientos sociales sobre miran la practica de la ecología política indígena y la acción que los movimientos sociales crean para espacios políticos significativos como un como ponente de negociación entre los movimientos sociales y el Estado para asegurar los beneficios y para alentar la capacidad social de las organizaciones de movimientos sociales contra el Estado. Una nueva ola de movilización ambiental ha emergido radicalizando el no compromiso simbólico y el rechazo a la institucionalización de las formas de acción.

Estos movimientos radicales son también receptivos a las nuevas tácticas de acción cibernética directa, a pesar de que las estrategias apenas se están desarrollando. Los movimientos laborales y sociales tienen capacidad global para la acción mediante la interconexión de los movimientos autónomos más allá de la solidaridad por las alternativas y en contra del neoliberalismo. Hay movimientos de solidaridad vía boicots. El éxito depende de la capacidad de los movimientos en la acción política, para conectarse con otras redes de grupos y organizaciones y el campo de la política más que la sociedad civil.

La emergencia de los nuevos movimientos sociales en México es una acción afirmativa contra el neoliberalismo tal como ha sido ejemplificado por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN-NAFTA) (Smith and Korzeniewicz, 1997). México es el lugar de nacimiento del movimiento de resistencia al modelo económico corriente de integración cuando los Zapatistas irrumpieron en la escena el mismo día que el TLCAN entro en vigencia.

El movimiento de emancipación emergente avalado por un nuevo movimiento retador anti globalización, las Organizaciones de Movimientos Sociales dirigen la acción colectiva contra las políticas de las instituciones internacionales financieras y de comercio titulares tales como el G8, la organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, el TLCAN y la Unión Europea, etc. Las comunidades son reinventadas como las bases de los nuevos movimientos de desafío. Los Nuevos Movimientos sociales están incorporando nuevas formas de acción directa de protesta tales como los movimientos ambientalistas los cuales emergieron en los ochentas.

Los nuevos movimientos sociales en México trabajan sobre la base de la acción directa y la movilización de los miembros (Davis 1990; Haber 1994). Los partidos de izquierda y los sindicatos están interesados en manipular los Nuevos Movimiento Sociales para reforzar los fines partidarios. Un nuevo movimiento de ciudadanos, Acción Ciudadana para la Democracia y la Vida, trae junto más de 600 grupos laborales, de comunidad, derechos humanos, rurales y ecológicos. Es la más amplia coalición en México que intenta des-partidizar la democracia.


d. La identidad colectiva de Alberto Melucci

El concepto de identidad colectiva ha sido estudiado en la teoría de los movimientos sociales (Morris and Mueller, 1992; Laraña, Johnson and Gusfield, 1994; Melucci, 1989; 1996). La identidad colectiva como una definición interactiva y compartida producida por varios individuos interactuando que están preocupados con la orientación de sus acciones así como también el campo de oportunidades y limitaciones en las cuales sus acciones tienen lugar (Melucci, 1989:26). La identidad colectiva es la más importante tarea de la formación del movimiento y éxito. (Melucci, 1996; Laraña et al, 1994).

Un movimiento social es considerado como un grupo de individuos y organizaciones que protestan porque tienen una visión del mundo y una identidad colectiva que les permite a los participantes en varios eventos de protesta poner su acción en una perspectiva amplia (Della Porta and Diani, 1999:19). Un movimiento social es una red de interacciones informales entre una pluralidad de individuos, grupos y organizaciones enganchadas en conflictos políticos y culturales sobre la base de identidad colectiva compartida (Mario Diani). Las preocupaciones por la identidad colectiva combinan con la ideología y los asuntos estratégicos para influenciar los marcos de referencia de la acción colectiva.

Estudios europeos en los Nuevos Movimientos Sociales enfatizan la cultura y la religión pero no consideran las luchas económicas y políticas en la construcción de la identidad colectiva. La identidad colectiva se basa en ligas socioculturales y en comunicación simbólica de intereses articulados en circunstancias donde los ciclos de protesta permiten que el acceso al centro del Estado por los grupos marginados sea limitado (Melucci 1985, 1996).

Las construcciones de la identidad colectiva juegan múltiples roles en los movimientos sociales y en las redes de asuntos. El Snow et al. (1986) marco de alineación de procesos es útil en el análisis de puente, amplificación, transformación y formación sincrética de la identidad colectiva. La identidad de un movimiento colectivo puede cambiar cuando el clima político modifica las expansivas oportunidades políticas y se convierten en mas favorables a los movimientos retadores y sus metas. La identidad colectiva y acción es socialmente construida a través de redes de comunicación dentro, entre y más allá de las fronteras inmediatas de los participantes de los movimientos.

Roles y dinámica


Touraine (1997) y Habermas (1973) son los teóricos que argumentan que el principal role de los movimientos sociales es la movilización de los actores y sujetos. Los roles que los Nuevos Movimientos Sociales juegan en el desarrollo de la teoría de los movimientos sociales es considerada por Piven and Cloward (1992), quienes critican Tarrow (1991, 1994) y Tilly (1984).

Los nuevos movimientos sociales tienen un impacto democratizador en la cultura política y en la vida diaria y contribuyen a los procesos de democratización (Alvarez and Escobar, 1991). Los Nuevos Movimientos Sociales tienen el potencial para ser democratizadores del poder. De acuerdo a la cultura organizacional de una organización que (Nowé, 2005) estudiada dentro de la tradición de los nuevos movimientos sociales, una decisión puede ser legitima solamente cuando es tomada en cuenta en un proceso democrático que involucra todos los movimientos de base, un método el cual puede contrastar con las necesidades en el proceso de toma de la decisión racional.

Por lo tanto, los métodos descritos en la teoría de administración de la información pueden contrastar con la cultura organizacional dentro de un movimiento social de este tipo. La cultura de los movimientos sociales con frecuencia es una contra cultura. Cualquier organización dentro de un movimiento social puede salvar y organizar el conocimiento acumulado porque los participantes se mueven libremente en movimientos sociales laxos.

Los Nuevos Movimientos Sociales están ligados en cualquier forma posible a los procesos de democratización a pesar de que no tienen el compromiso de ser democráticos. Los nuevos movimientos sociales no tienen los roles de los partidos políticos pero pueden tener la capacidad de influenciar la política publica e impactar el sistema político, promover alternativas de visiones poéticas y contribuir a la erosión de la hegemonía ideológica tanto como las características básicas del régimen (Haber, 1990: 6, 20, 37; Ramírez Saiz, 1990: 243).

A pesar del concepto de los nuevos movimientos sociales como no políticos es muy común entre los académicos canadienses, por ejemplo, que los Nuevos Movimientos Sociales tienen la capacidad para movilizar importantes sectores de sujetos de la población que han sido ignorados por los partidos tradicionales.

Los Nuevos movimientos Sociales son más defensivos, movilizan el poder social que atrae a la identidad, moralidad, justicia, y sobre vivencia. A pesar de que los Nuevos Movimientos Sociales tienen una orientación autónoma, una red institucionalizada entre otros nuevos movimientos sociales que están emergiendo, entrecruzan la membresía y permiten la cooperación, coalición, conflictos y competencia.

La emergencia y evolución de los nuevos movimientos sociales bajo crecientes procesos de globalización económica se han dirigido a elaborar un numero de nuevos conceptos para explicar la micro dinámica de la psicología individual y la de movimientos sociales. El grado de presión generada por las redes depende de variables que están relacionadas a los teóricos de los nuevos movimientos sociales: marcos de referencia de recursos y capacidades organizacionales, dinámicas inter organizacionales, oportunidades políticas, identidades colectivas y acciones colectivas y las formas de contención elegidas.

América Latina y México
Los Nuevos Movimientos Sociales en Latino América han sido analizados por los extranjeros (Evers 1985; Slater 1988; Laclau and Moufle,1985).En el contexto de América Latina, la teoría de los Nuevos Movimientos Sociales puede servir para explicar en incremento de la incidencia y un amplio alcance de la movilización social en donde la teoría de la movilización de los recursos puede orientar las limitaciones políticas y las oportunidades y explicar los éxitos de los movimientos sociales (Foweraker, 1995).

Hay dos diferentes tipos de movimientos en Latino América, los tradicionales y los nuevos. Los nuevos Movimientos Sociales son débiles y fragmentados aunque tienen una posición clave en cualquier proyecto emancipatorio en América Latina (Evers, 1985, p. 19).

En los 1920s y parte de los 1930s emergen los Nuevos Movimientos de las Mujeres en países centrales y en Latino América demandando el sufragio, acompañado por movimientos de campesinos en otros lados. Los Nuevos Movimientos Sociales indígenas en Latino América y el Caribe tienen un impulso en 1992 hasta que solamente tuvo un alcance nacional y local. Los movimientos de las mujeres, de paz, ecológicos, de vecinos de autoayuda y movimientos similares han emergido in Latino América (Hellman, 1992).

Los nuevos movimientos sociales en Latino América guía a la formación de nuevas identidades, la emergencia de nuevos actores sociales y políticos, la creación de nuevos espacios políticos y la expansión de la sociedad civil (Hellman, 1994). Los Nuevos Movimientos en Latino América son caracterizados por la emergencia de las nuevas identidades, la búsqueda de autonomía y las practicas nuevas (Hellman,1992), mas participación de la mujer (Jaquette et al, 1989), la defensa y afirmación de la solidaridad, la lucha contra la jerarquía y la alineación (Slater 1988: 6).

Los nuevos movimientos sociales en Latinoamérica emergen en respuesta a las demandas materiales enfocadas en el consumo para distinguirlos de los partidos políticos tradicionales y los sindicatos que enfocan la producción. Los participantes pueden gozar de un sentido más amplio del cumplimiento personal organizado alrededor de la satisfacción básica de las necesidades (Helman, 1992). Estos nuevos movimientos llenan el vacío creado por la represión de otras formas legítimas de la organización popular y representación. Las más bajas clases son la base de los nuevos movimientos sociales en Latino América (Fuentes and Frank, 1989).

La emergencias de los gobiernos de centro izquierda en Latinoamérica, apoyados por movimientos de una amplia base social e indígena debilitan y causan crisis en el modelo neoliberal prevaleciente y enfrentan una amplia gama de nuevos dilemas y cuestionamientos. Varias demostraciones que los movimientos sociales tuvieron en Monterrey establecieron su desacuerdo abiertamente en el final de la declaración del Foro Global de las Organizaciones No Gubernamentales y más de 300 representantes de la sociedad civil. En este sentido, la elevación de los nuevos movimientos sociales lucha por una mayor justicia económica.

El desarrollo de los Nuevos Movimientos Sociales en México puede ser evidencia de que el sistema mexicano se esta democratizando. El desarrollo de los movimientos de base en México es evidencia de que son el resultado de los efectos de los cambios del gobierno autoritario que elimina la izquierda, a pesar de que México no ha sido tan autoritario como en los países Latinoamericanos del Cono Sur (Middlebrook, 1986). Este puede ser la razón por la cual la democratización en estos países es mas rápida que en México, a pesar de una mayor influencia de los nuevos movimientos sociales.

Sin embargo, los movimientos populares en el sistema político mexicano tienen influencia modesta en los procesos de democratización. La formación de nuevos movimientos urbanos populares en los setentas estuvo a cargo de veteranos del movimiento estudiantil del 68, y su emergencia y desarrollo tuvo consecuencias para las políticas públicas porque compartieron el objetivo de generar un movimiento de base amplia para transformar la sociedad desde abajo. La represión del movimiento estudiantil de 1968 y las subsecuentes estrategias para des movilizar los Nuevos Movimientos Sociales son ejemplos del rechazo a quedar potencialmente atrapado en las relaciones co – optativas con el Estado (Hellman 1988; Castañeda 1993).

La desconfianza de los nuevos Movimientos Sociales de la política partisana de los finales de los setentas, ha disminuido en los finales de los ochentas. El acercamiento a los Nuevos Movimientos Sociales para analizar los movimientos antinucleares en los principios de los setentas, tales como el de las Madres Veracruzanas emergieron para unir los existentes grupos ambientalistas en la pelea para cerrar las facilidades de la planta de poder nuclear de Laguna verde en el estado de Veracruz El primer movimiento ambiental fue lanzado en 1980 en el aislado Pinacate. Activistas de la izquierda Línea de Masas formaron movimientos populares modernos, los cuales crecieron de los partidos políticos de la izquierda como distanciados físicamente y prácticamente de los movimientos de masas (Hernández 1991: 23-4, Bennett 1998).

La incorporación de los nuevos movimientos sociales en coaliciones electorales puede influenciar nuevas alianzas en el carácter dialéctico de las relaciones entre los partidos y los movimientos como sucede con la movilización popular mexicana de 88, cuando el FDN construyó sobre los fundamentos de los movimientos sociales contemporáneos.

En 1988, la coalición entre los movimientos populares y el FDN organizado como un movimiento social no pudo demandar disciplina de otros movimientos sociales aliados. Los movimientos sociales populares mantuvieron una política antipolítico después de del fraude electoral de 1988 y la mayoría de los nuevos movimientos sociales rechazaron la continuidad clientelista. Los intentos para incluir los movimientos populares debilitaron la unidad del partido y distorsionaron el desarrollo de la estructura del partido. Los nuevos movimientos de los campesinos, orientados hacia el mercado, cuando fallaron fueron co optados por PRONASOL.

Las alianzas entre los Nuevos Movimientos y los partidos de la izquierda han venido después del fraude electoral en 1988 a agregar transparencia electoral a sus demandas. Los movimientos electorales llegaron a ser mas importantes durante y al final de los ochentas, noventas y en los últimos años atrayendo la sociedad civil y los movimientos pro democracia.

Hellman (1994) concluye que el crecimiento de los Nuevos Movimientos Sociales e México no necesariamente se correlacionan con la democratización, pero si reflejan el modelo de democratización desarrollado por O’Donnell en los ochentas, cuando reemplazo el paradigma burocrático autoritario. Surgiendo de los movimientos populares mexicanos, en México no necesariamente traen una apertura del sistema político. Las actividades de los nuevos movimientos sociales en México no democratizan el sistema y corren el peligro de la co optación. Por el contrario, el sistema les ha permitido expandir sus alianzas sin disminuir su autonomía (Tamayo 1990: 134).

El supuesto de que los nuevos movimientos sociales promueven la democracia no necesariamente significa que son más democráticos en sus prácticas internas. La democratización interna de los movimientos populares, partidos, instituciones políticas y vida política mexicana en general es asociada hasta cierto grado en que México experimenta un proceso de democratización política, económica y socialmente significativos (Haber, 1990: 20).

Los Nuevos Movimientos Sociales pueden ser más democráticos si el sistema mexicano llega a ser más democrático. El movimiento civil pro democracia amplia la esfera publica presionando y criticando en el sistema político y sus practicas electorales ilegales y requiriendo elecciones de mayor credibilidad.

Los movimientos pro democracia promovieron la educación civil como una contribución a la gobernabilidad democrática a pesar de estar limitado al campo electoral. Los movimientos demandan un sistema político mas democrático pero por si mismos los movimientos no practican la democracia participativa. Los movimientos post electorales nunca tuvieron una fuerza social detrás de las luchas de los partidos de la oposición por la democracia electoral.

Varios hechos han elevado la conciencia de los nuevos movimientos indígenas. Los movimientos indígenas americanos iniciaron en 1992 con la legitimación de los asuntos indígenas y la conciencia internacional que vino del énfasis del 500 aniversario del descubrimiento de las Americas. 1992 ha sido un tiempo de renovación para los movimientos indígenas cuando Rigoberta Menchu, una mujer Maya fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1992 por su papel como símbolo para elevar su conciencia de los nuevos movimientos indígenas. La celebración vitalizo a las organizaciones y a las conexiones de movimientos indígenas, creando nuevas alianzas entre los grupos indígenas, los movimientos Pan indígenas, Organizaciones No Gubernamentales, grupos ambientales y otros. Esto y otros eventos crearon un ambiente en México para la formación de nuevas organizaciones de movimientos indígenas y nuevas alianzas entre los movimientos indígenas

Los Nuevos Movimientos Sociales fueron la fase inicial de desarrollo en áreas específicas tales como los movimientos de derechos humanos, ambientales y feministas. El movimiento asociado del arte de México estaba en transición de los movimientos basados en clases de los setentas y ochentas a los nuevos movimientos basados en la identidad de los ochentas y noventas con el surgimiento de movimientos populares centrados en la nueva mujer – arte.

La presencia de los movimientos feministas, y de homosexuales se incremento durante los ochentas y los noventas, a pesar de las interconexiones entre los movimientos asociados al arte, el género, la sexualidad, la identidad nacional y el poder son difíciles de presentar y resolver pero sus activistas estaban presentes influenciando muchos otros movimientos sociales y populares. El movimiento feminista tiene instituciones de apoyo que influencian el movimiento de las mujeres artistas. Las mujeres emergen en el liderazgo de muchos de los Nuevos Movimientos en colaboración con los activistas y feministas del movimiento estudiantil anterior (Foweraker and Craig 1990; y Rodríguez 1998). Una Ley Revolucionaria de las Mujeres en el movimiento Zapatista atrae la atención de los activistas en las redes de las mujeres en el ciberespacio.

Algunos movimientos hincaron asuntos ambientales y preocupaciones, como el Movimientos Ecologista Mexicano, el Pacto de Ecologistas, la Alianza Ecológica el Pacto de Grupos Ecologistas, y el grupo de alto renombre El Grupo de los Cien, empezaron a articular preocupaciones ambientales (Redclift 1987; Gerez 1991; Mumme 1992).

Hay varios estudios de casos de las reservas extractivas mexicanas e iniciativas de comunidades forestales, a pesar de los nuevos movimientos ambientalistas contra la deforestación que no incluyen los árboles de navidad. Los problemas del parque de los Desierto de Los Leones proveyó el enfoque para uno de los más exitosos movimientos de protesta ecológicos que inspiro a movimientos de otras comunidades ambientales en otras partes de la ciudad. Los Nuevos Movimientos en México se quejan contra la modernización de la agricultura que esta causando erosión genética, y la desaparición de variedades invaluables de biodiversidad agrícola.

El día del nuevo año de 1994 marca el inicio del TLCAN y el arrivo de un de un nuevo movimiento de guerrilla identificado con Emiliano Zapata, el héroe agrario, símbolo de la liberación nacional y de la resistencia de las gentes indígenas de México desplazadas de las grandes tenencias de la tierra. El Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es un nuevo tipo de movimiento de guerrilla que por cualquier coincidencia, el día que escogieron para lanzar su movimiento, Enero primero de 1994, fue también el día que el TLCAN entro en vigor.

La emergencia de los nuevos movimientos sociales como centro de oposición al TLCAN, son el resultado de movimientos tales como El Barzón y los Zapatistas (EZLN). Un movimiento de solidaridad emanando de las organizaciones sociales para apoyar al EZLN creció en proporciones masivas. El EZLN puede estratégicamente desarrollarse en un nuevo movimiento político o en un movimiento autónomo indígena.

La reforma neoliberal en México ha servido como crisol por la emergencia de nuevos actores tales como los Zapatistas. El movimiento Zapatista parece llenar la definición de un nuevo movimiento social porque concierne con la identidad étnica, busca su total autonomía de las organizaciones y los partidos políticos, llama por una liberación cultural y sobre vivencia de los indígenas de México y de los campesinos de Chiapas, el consumo colectivo y demanda de servicios públicos.

Otros componentes del movimiento ambiental son los grupos binacionales de activistas ambientales. Los movimientos sociales internacionales involucran bases sociales organizadas en más que un país y comparten metas a largo plazo e ideologías. Los Internacionalistas de estados Unidos y su contra partes mexicanos y los movimientos sociales antirracistas en los Estados Unidos han trabajado cercanamente.

Foweraker (1990: 3) argumenta que el aliento e ímpetus de estos movimientos han venido a presentar un fuerte reto la representación política y el control del sistema existente.

La cuestión de identidad y autonomía desde los partidos políticos son fundamentalmente para los nuevos movimientos sociales que emergen en México. Los viejos movimientos sociales estaban profundamente inmiscuidos en patrones paternalistas en el contexto de la política de patronazgo en México.

La mayor parte de los tiempos también, los nuevos movimientos sociales quedaron atrapados en la lógica del clientelismo inherente en los procesos de la reforma política por si misma. Sin embargo, los nuevos movimientos sociales en México como en cualquier otra parte, tienen como característica definitoria su desconfianza fundamental a los partidos tradicionales y formaciones de la izquierda.

La emergencia de organizaciones independientes nuevas y de movimientos reta y debilita el control de las viejas redes políticas locales de los caciques y las reemplaza con redes alternativas que también son clientelistas en su modo de control y operación.

Retos

Los Nuevos Movimientos Sociales (NMS) retan el modelo político y económico del Estado y cuestionan la forma tradicional de hacer política (Escobar and Alvarez, 1992). Los nuevos movimientos sociales adquieren una nueva importancia como la base para el desafío político local que ha sido cada vez más inefectiva.

Los retos que enfrentan los nuevos movimientos sociales son las diferentes alternativas a las formas de alianzas con el régimen que compromete la autonomía y la independencia o mantiene estos en riesgo de perder apoyo porque los miembros necesitan concesiones y beneficios.

Referencias

* Alvarez, Sonia E. and Arturo Escobar V.(1991) “New social movements in Latin America:identity, strategy, and democracy.” Panel proposal, Latin American Studies
* Association meetings, Washington, DC.
* Armony, Victor (2003) “Building Citizenship: Social Protest and Citizen Mobilization in Latin America.” Conférence organisée par l’Hemispheric Civil Society Conference
* Université MCGill Université du Québec à Montréal.
* Beer, Caroline (1997). “Measuring the impact of popular organization. The Frente Democrático Campesino in Chihuahua, Mexico. 1997 Meeting of the Latin American Studies Association.
* Bennett, Vivienne (1998).”Everyday Struggles: Women in Urban Popular Movements and Territorially Based Protests in Mexico”. In: Rodríguez, Victoria E.: Women’s Participation in Mexican Political Life. 116-130. Westview Press, Oxford.
* Boyne, Roy (1990) Foucault and Derrida: the other side of reason. London: Unwin Hyman.
* Brubaker, Rogers (1996) Nationalism Reframed: Nationhood and the National Question in the New Europe. Cambridge: Cambridge University Press.
* Bugajski, Janusz (1994) “The Fate of Minorities in Eastern Europe” in Larry Diamond & Marc F. Plattner (eds) op.cit.
* Calderón, Fernando, Alejandro Piscitelli, and Jose Luis Reyna. (1992) “Social Movements:Actors, Theories, Expectations,” in Arturo Escobar and Sonia E. Alvarez, eds.,New Social Movements in Latin America: Identity, Strategy, and Democracy.
* Boulder, CO: Westview Press, 1992, 19-36.
* Calhoun, Craig (1993). “‘New Social Movements’ of the Early Nineteenth Century”, Social Science History 17 (Fall):385-427.
* Castañeda, Jorge G. 1993. Utopia Unarmed: The Latin American Left After the Cold War. New York: Vintage Books.
* Castells, Manuel. 1997. The Power of Identity. Malden, MA: Blackwell.
* Castells, Manuel (1996) The information age: Economy, society and culture. Volume 1. The rise of the network society. Malden, MA: Blackwell.
* Cockburn, Alexander. (1994) “Chiapas and the Americas.” Nation, 28 March 1994, 404.
* Cohen, Jean L. (1985). “Strategy or identity: New theoretical paradigms and contemporary social movements.” Social Research 52(4): 663-716.
* Cohen, Jean L and Arato,Andrew (1992) Civil Society and Political Theory (Cambridge: MIT Press, 1992), 492.
* Cohen, Robin and Rai, Shirin M. (ed.). (2000) Global social movements. London: Athlone.
* Cox, Lawrence (1999) “From social movements to counter cultures: steps beyond political reductionism” 68 – 79 in Michael Howlett and Shane Kilcommins (eds.), Humanities in WIT: Festschrift for Tony Scott. Waterford: WIT.
* Davis, Diane. (1990). “.” Journal of International Affairs 43:343-367.
* Della Porta, Donatella (1996) “Social Movements and the State: Thoughts on the Policing of Protest” in Doug McAdam; John D. McCarthy & Mayer N. Zald (eds) (1996) Comparative Perspectives on Social Movements: Political Opportunities, Mobilising Structures, and Cultural Framings. New York: Cambridge University Press.
* Della Porta, Donatella (1995) Social Movements, Political Violence, and the State: A Comparative Analysis of Italy and Germany. Cambridge: Cambridge University Press.
* Della Porta, Donatella (1983) “Le cause del terrorismo nelle società contemporanea. Riflessioni sulla litteratura” (The Causes of Terrorism within Contemporary Society. Reflections about the Literature) in Donatella della Porta & Gianfranco Pasquino (eds) (1983) Terrorismo e violenza politica. Tres casi a confronto: Stati Uniti, Germania e Giappone. Bologna: Società Editrice il Mulino.
* Della Porta, Donatella (1992) “Life Histories in the Analysis of Social Movement” in Mario Diani & Ron Eyerman (eds) op.cit.
* Della Porta, Donatella and Diani, Mario (1999). Social Movements. An Introduction. Oxford: Blackwell Publishers.
* Della Porta, Donatella & Sidney Tarrow (1986) “Unwanted Children: Political Violence and the Cycle of Protest in Italy” European Journal of Political Research: 14(5-6): 607-632.
* Deutsch, Karl Wolfgang (1969). Nationalism and its Alternatives. New York: Alfred A.Knopf.
* Ercegovac, Anthony (1999). Competing National Ideologies, Cyclical Responses: The Mobilisation of the Irish, Basque and Croat National Movements to Rebellion Against the State. Thesis. Department of Government and Public Administration, University of Sydney. http://www.nationalismproject.org/articl es/Pero/title.html
* Escobar Arturo and Alvarez E. Sonia (eds) (1992).The making of social movement in Latin America; identity, strategy and democracy. Westview Press 1992, and Foweraker Joe Theorising Social Movements. Pluto Press 1995.
* Etienne. Henry (1985) “Urban Social Movements in Latin America-Towards a Critical Understanding,” in David Slater, ed., New Social Movements and the State in Latin America. Amsterdam: CEDLA, 1985, 127-145.
* Evers, Tilman. (1985) “Identity: The Hidden Side of New Social Movements in Latin America,”in David Slater, ed., New Social Movements and the State in Latin America. Amsterdam: CEDLA, 1985.
* Fals Borda, Orlando. (1992). “Social Movements and Political Power in Latin American.”In The Making of Social Movements in Latin America: Identity, Strategy and Democracy, ed. Arturo Escobar and Sonia Alvarez. Boulder: Westview Press.
* Ferrarotti, F. (1978) “Riflessioni sul terrorismo italiano: violenza comune e violenza politica” I problemi di Ulisse XXXII 86: 123-136.
* Ferrero, Mario (1995) “The Economics of Socialist Nationalism: Evidence and Theory” in Albert Breton; Gianluigi Galeotti; Pierre Salmon & Ronald Wintrobe (eds) op.cit
* Foweraker, Joe (1995) Theorising Social Movements. Pluto Press.
* Foweraker, Joe (1990) “Popular movements and political change in Mexico,” pp. 3-20 in Joe Foweraker and Ann L. Craig (eds.), Popular Movements and Political Change in Mexico. London and Boulder: Lynne Rienner.
* Foweraker, Joe and Ann L. Craig (eds.) 1990 Popular Movements and Political Change in Mexico. London and Boulder: Lynne Rienner.
* Frank, André Gunder and Marta Fuentes (1089) “Ten Theses on Social Movements.” World Development 17, 2 (1989):179-189.
* Fuentes Sonia and Frank, Gunder (1989), “Ten Theses on Social Movements”, in World Development. Vol. 17, No. 2. 1989,pp. 179-180.
* Gamson, William A. (1995) “Constructing Social Protest” in Hank Johnston & Bert Klandermans (eds) op.cit.
* Gellner, Ernest (1983) Nations & Nationalism. Ithaca: Cornell University Press.
* Gerez Fernández, Patricia. (1991). Movimientos sociales ambientalistas en México. In Los nuevos sujetos del desarrollo rural. Cuadernos desarrollo
* Goffman, Erving (1974) Frame Analysis: Essays on the Organization of Experience, Harper.
* Haber, Paul Lawrence. (1994). “The Art and Implications of Political Restructuring in Mexico:The Case of Urban Popular Movements.” Pp. 277-303 in The Politics of Economic Restructuring: State Society Relations and Regime Change in Mexico, edited by M.Haber, Paul Lawrence (1990) “Cárdenas, Salinas, and urban popular movements in Mexico: the case of el Comité de Defensa Popular, General Francisco Villa de Durango.” MS. Hellman, Judith Adler 1978 Mexico in Crisis. New York: Holmes and Meier.
* Habermas, J. (1981) New social movements. Telos. 49 (Fall): 33-37.
* Haberman, Jurgen (1973), Legitimation Crisis, London: Heinemann.
* Havel, Václav (1985) “The Power of the Powerless” in John Keane (ed.) The Power of the Powerless: Citizens Against the State in Central-Eastern Europe. London: Hutchinson.
* Hechter, Michael & Debra Friedman (1984) “Does Rational Choice Theory Suffice? Response to Adam” International Migration Review 18(2):381-388.
* Hellman, Judith Adler (1994). “Mexican popular movements, clientelism and the process of democratization”, Latin American Perspectives, Issue 81, Vol. 21 No.2, Spring 1994, 124-142.
* Hellman, Judith, (1992) “The Study of New Social Movements in Latin America and the Question of Autonomy,” in Escobar, A. and Sonia Alvarez, eds., The Making of Social Movements in Latin America, (Westview, 1992): pages 52-61.
* Hellman, Judith Adler, (1988), Mexico in Crisis (New York: Holmes and Meier, 2nd ed.
* Hensmans, Manuel (2003). “Social movement organizastions: A metaphor for strategic actor in insitutional fields” Organizations Studies, May-June, 2003.
* Hernández Montiel 1991: 39
* Higley, John & Richard Gunther (eds) (1992) Elite and Democratic Consolidation in Latin America and Southern Europe. Cambridge: Cambridge University Press.
* Hobsbawm, Eric J. (1993) Nations and Nationalism since 1780: Programme, Myth, Reality. Cambridge: Cambridge University Press.
* Jamieson, Andrew (1988)
* Jaquette, Jane S.,ed. (1989) The Women’s Movement in Latin America: Feminism and the Transition to Democracy. Boston: Unwin Hyman.
* Johnston, R.J.; David Knight & Eleonore Kofman (1988) “Nationalism, Self-Determination & the World Political Map: An Introduction” in R.J. Johnston; David Knight & Eleonore Kofman (eds) op.cit.
* Klandermans, Bert (1990) “Linking the ‘Old’ and ‘New’: Movement Networks in the Netherlands” in Russell J. Dalton & Manfred Kuechler (eds) op.cit.
* Knight, Alan (1990). “Historical Continuities in Social Movements” pp. 78- 102 in Joe Foweraker and Ann L. Craig (eds), Popular Movements and Political Change in Mexico. Boulder, CO: Lynne Rienner.
* Kriesi, Hanspeter (1989) “The Political Opportunity Structure of the Dutch Peace Movement” West European Politics 12: 295-312.
* Laclau, Ernesto, and Chantal Mouffe. (1985) Hegemony and Socialist Strategy: Toward a Radical Democratic Politics. London: Verso Books, 1985.
* Laraña, Enrique, Hank Johnson, and Joseph R. Gusfield, eds. (1994). New Social Movements: From Ideology to Identity. Philadelphia: Temple University Press.
* Maguire, Diarmuid (1996) Irish Republicans since 1968: From Rebels to Reformers? Sydney: University of Sydney.
* Maguire, Diarmuid (1995) “Opposition Movements and Opposition Parties: Equal Partners or Dependent Relations in the Struggle for Power and Reform?” in J. Craig Jenkins & Bert Klandermans (eds) op.cit.
* Maguire, Diarmuid (1990) New Social Movements and Old Political Institutions: The Campaign for Nuclear Disarmament, 1979-1989. Ph.D. dissertation. Ithaca, N.Y: Cornell University.
* Melucci, Alberto. (1996). Challenging Codes: Collective Action in the Information Age. New York: Cambridge University Press.
* Melucci, Alberto (1992) “Frontier Land: Collective Action between Actors and Systems” in Mario Diani & Ron Eyerman (eds) op.cit.
* Melucci, Alberto. (1989). Nomads of the present: Social movements and individual needs in contemporary society. Philadelphia, PA: Temple University Press.
* Melucci, Alberto (1985) “The Symbolic Challenge of Contemporary Movements” Social Research 32(4).
* Middlebrook, Kevin (1986) “Political liberalization in an authoritarian regime: the case of Mexico,” pp. 123-147 in Guillermo O’Donnell et al. (eds.), Transitions from Authoritarian Rule: Latin America. Baltimore and London: Johns Hopkins University Press.
* Mitchell, Robert C. (1991) “From Elite Quarrel to Mass Movement” Transaction/ Society 18(5): 76-84.
* Morris, A. and Mueller, C. (1992) Frontiers in Social Movement Theory (New Haven: Yale University Press).
* Mumme, Stephen P. (1992). System maintenance and environmental reform in Mexico: Salinas’s preemptive strategy. Latin American Perspectives 72, vol. 19, no. 1 (Winter): 123-143.
* Offe, C. (1985) New Social Movements: Challenging the Boundaries of Institutional Politics. Social Research. vol.54(4): 817-67. Pakulski, J. (1990) Social Movements: The Politics of Moral Protest. Melbourne: Longman Cheshire.
* Piven, Frances Fox & Richard A. Cloward (1992) “Normalizing Collective Protest” in Aldon D. Morris & Carol McClurg Mueller (eds) op.cit.
* Ramet, Sabrina Petra (1995) Social Currents in Eastern Europe: The Sources and Consequences of the Great Transformation. Durham: Duke University Press.
* Redclift, Michael. (1987). Sustainable development: Exploring the contradictions. London: Methuen.
* Rosenthal, Naomi and Mark Schwartz (eds) (1990) “Spontaneity and Democracy in Social Movements” in Bert Klandermans (ed.) Organizing for Change: Social Movement Organizations in Europe and the United States. International Social Movement Research Vol. 2. Greenwich, Conn.: JAI Press.
* Scott Alan (1991), Ideology and Social Movements. Allen and Unwin. London
* Scott, Mainwaring, (1987) “Urban popular movements, identity, and democratisation in Brasil”, Comparative Political Studies 1987, 20, 2 (July).
* Slater, D.(ed) (1985). New Social Movements and the State in Latin America. Amsterdam: CEDLA.
* Smith, William C and Roberto P. Korzeniewicz (1997) “Latin America and the Second Great Transformation,” in William C. Smith and Roberto P. Korzeniewicz (eds.) Politics, Social Change, and Economic Restructuring in Latin America, Boulder: Lynne Rienner Publishers, Inc.
* Snow, David A. & Robert D. Benford (1988) “Ideology, Frame Resonance, and Participant Mobilisation” in Bert Klandermans & Sidney Tarrow (eds) op.cit.
* Snow A. David, E. Burke Rochford, Jr. Steven K. Worden and Robert D. Benford. 1986. “Frame Allignment Processes, Micromobilization, and Movement participation.” American Sociological Review, 51: 464-81.
* Tamayo, Jaime. (1990) “Neoliberalism Encounters Neocardenism,” in Joe Foweraker and Ann L. Craig, eds., Popular Movements and Political Change in Mexico. Boulder, CO: Lynne Rienner Publishers, 1990, 121-136.
* Tarrow, Sidney (1996) “States and Opportunities: The Political Structuring of Social Movements” in Doug McAdam; John D. McCarthy & Mayer N. Zald (eds) op.cit.
* Tarrow, Sidney (1995) Power in Movement: Social Movements, Collective Action and Politics. New York: Cambridge University Press.
* Tarrow, Sidney. (1994). Power in movement: Social movements, collective action and politics. New York, NY: Cambridge University Press.
* Tarrow, Sidney (1993) “Modular Collective Action and the Rise of the Social Movement: Why the French Revolution was not Enough” Politics and Society 21(1): 69-90.
* Tarrow, Sidney (1991) ” “Aiming at a Moving Target” Social Science and the Recent Rebellion in Eastern Europe” Political Science and Politics 24(1): 12-19.
* Tarrow, Sidney. (1986). “Comparing Social Movement Participation in Western Europe and the United States: Problems, Uses, and a Proposal for Synthesis.” International Journal of Mass Emergencies and Disasters 4:145-170.
* Tarrow, Sidney. 1983. Struggling to Reform: Social Movements and Policy Change during Cycles of Protest. Western Societies Program, Occasional Paper no. 15. Center for International Studies, Cornell University.
* Tilly, Charles (1997) Coercion, Capital, and European States, AD 990-1992. Cambridge, ma.: Blackwell.
* Tilly, Charles (1994) “States and Nationalism in Europe 1492-1992″ Theory and Society: Renewal and Critique in Social Theory 23(1): 131-146.
* Tilly, Charles (1984) Big Structures Large Processes Huge Comparisons. New York: Russell Sage Foundation.
* Tilly, Charles (1978) From Mobilisation to Revolution. Reading, Ma.:Addison- Wesley Publishing Company.
* Tomlinson, Mike (1980) “Reforming Repression” in Liam O’Dowd; Bill Rolston & Mike Tomlinson (eds) op.cit.
* Touraine, Alain (1997), Critique of Modernity, Oxford & Cambridge USA: Blackwell.
* Touraine, Alain (1988) Return of the actor. Social theory in postindustrial society. Minneapolis: University of Minnesota Press.
* Touraine, Alain (1971) The Post-Industrial Society. Tomorrow’s Social History: Classes, Conflicts and Culture in the Programmed Society. New York: Random House.
* Wasmund, Klaus (1986) “The Political Socialisation of West German Terrorists” in Peter H. Merkl (ed.) op.cit.
* Wilkinson, Paul (1977) Terrorism and the Liberal State. London: MacMillan.
* Wilkinson, Paul & Alisdair M. Stewart (eds) (1987) Contemporary Research on Terrorism. Aberdeen: Aberdeen University Press.


Acciones

Information

5 responses

31 10 2012
air conditioning Johannesburg

Hey there! I just wanted to ask if you ever have any trouble with hackers?
My last blog (wordpress) was hacked and I ended up losing several weeks of hard work due to no data backup.
Do you have any solutions to protect against hackers?

15 11 2012
spanish fly on youtube

Definitely believe that which you stated. Your favorite justification appeared to be on the
net the easiest thing to be aware of. I say to you, I certainly get irked while people consider worries that they
just don’t know about. You managed to hit the nail upon the top and defined out the whole thing without having side-effects , people can take a signal. Will probably be back to get more. Thanks

10 04 2013
headlight repair in west chester

Hi this is kinda of off topic but I was wanting to know
if blogs use WYSIWYG editors or if you have to manually code
with HTML. I’m starting a blog soon but have no coding experience so I wanted to get advice from someone with experience. Any help would be greatly appreciated!

3 05 2013
Fausto

Excellent web site you have got here.. It’s hard to
find high-quality writing like yours nowadays.
I really appreciate individuals like you! Take care!!

3 06 2013
Max

free of charge download vista driver.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: